jueves, 8 de agosto de 2013

SANTAS PATRONAS DE PALERMO

Los palermitanos no son de hacer las cosas a medias y puestos a elegir patrona prefirieron asegurarse y elegir cuatro, por si acaso. Son Santa Rosalía, Santa Ninfa, Santa Olivia y Santa Cristina.  Dos con vidas más o menos tranquilas y dos mártires pero a conciencia. En realidad podemos decir que dos son de verdad y dos de origen muy dudoso, pero a nosotras las santas nos gustan igual y no nos ponemos en plan prueba del carbono 14, porque le quita mucho encanto.
SANTA ROSALÍA
¿Was Santa Rosalía a goat?

Esta santa decidió llevar una vida tranquila y a los 14 años se retiró a una cueva a rezar y allí se quedó. Es la protectora contra la peste y los terremotos, todo muy útil en Sicilia. La llamaban la Santuzza por su pequeña estatura. Parece ser que encontró sus restos en una cueva algún pastor y desde entonces los veneraban. Pero en el siglo XIX va un científico inglés de esos impíos y certifica que los restos son ¡de una cabra! Creemos que tuvo que salir huyendo de Palermo después de estas declaraciones. La revista Science ha corroborado esta versión, pero en Palermo les chupa un pie. La Santuzza una cabra, vamos hombre.
Santa Ninfa a punto de salir para la Isla del Lirio

SANTA NINFA
Esta es de tan dudosa procedencia que ni siquiera aparece en el santoral católico. Parece que es un asunto de malas traducciones y leyendas populares. Una lástima, porque llamarse Ninfa queda de lo más elegante. La leyenda dice que era la típica joven romana hija del prefecto que se convierte al cristianismo gracias al obispo Mamiliano. El prefecto se mosquea, la tortura y la encarcela, pero los ángeles la liberan y se la llevan a la Isla del Lirio a ella y a Mamiliano donde pasan años en continua oración. No me extraña que no la hayan admitido en el santoral ¿en continua oración? ¿solos en la Isla del Lirio? Llamadme mal pensada, pero no me lo creo. Esto parece más El Lago Azul que una vida de santa.

SANTA OLIVIA

Santa Olivia predicando a los leones
Esta historia empieza con emoción: a los 13 años la secuestraron unos piratas y se la llevaron a Túnez. Pero ella empezó a convertir a todos los tunecinos y las autoridades la llevaron a a la selva (por aquel entonces, Túnez tenía selva) para que se la comieran las fieras. Pero los animales se hicieron sus amigos y además los cazadores se convertían al cristianismo. Probaron otros sistemas, como encerrarla sin comida, pero Santa Olivia era como un dibujo animado, nunca le pasaba nada. Al final, hartos de probar sistemas indirectos, le cortaron la cabeza.

SANTA CRISTINA
Esta pobre santa se lleva la auténtica palma de oro del martirio.
Santa Cristina recibe ovación de los ángeles
Su padre intentaba que adorara ídolos de oro y plata, pero ella los rompió y los repartió a los pobres. Las 12 doncellas que tenía se chivaron y el padre, en vista de que no la convencía, mandó traer 12 verdugos (todo iba por docenas en aquellos tiempos). Bueno la lista de torturas es infinita: flagelación, rueda, fuego, tirarla al mar con una piedra en los tobillos. Nada, ella tan pancha. Su padre decidió decapitarla --sistema que había dado tan buenos resultados--, pero la víspera el hombre murió de repente. Sus sucesores siguieron con los tormentos: cuna llena de aceite hirviendo, cortarle la lengua, los pechos. Nada. Al final unas flechas en el corazón acabaron con la santa, pero consideramos que se merece el primer puesto en el ranking de patronas de Palermo, que la mujer se lo ganó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comments system

Disqus Shortname