viernes, 8 de agosto de 2014

SAN URBEZ

San Urbez con sus corderillos
Nos ha llegado una petición del lector para publicar la vida y milagros de San Urbez, ese gran desconocido.Por primera vez en mucho tiempo hemos encontrado a un santo que nos resulta bastante simpático. Y moderno. Sí, sí, aunque os sorprenda con ese nombre (también se le puede llamar Urbicio, pero la cosa no mejora), nuestro santo podría ser un hombre de hoy en día, un poco raro, pero moderno. Para empezar era hijo de padre infiel y madre cristiana con estudios --familia multicultural con mujer instruida--. Nació en Burdeos, que siempre da un je ne sais quoi muy elegante. Se fue a un convento, pero no le gustaba el mogollón y se marchó de eremita. Era un gran amante de los animales, incluidos los osos --ecologista de pro--. Patrón de los montañeros, vestido como para ir de excursión. Vamos, que quitando los milagros, podría ser cualquiera (de los campestres y montaraces, yo no me incluyo). Y los milagros también eran muy de andar por casa, de utilidad rural, sin pretensiones. Curó la sarna a un burro, hacía que lloviera o dejara de llover según necesitara el campo,encendía un fuego con madera mojada si alguien tenía frío, salvaba ovejas de los ríos. Todo cosas de utilidad, un santo con sentido común, que es muy poco frecuente. Y vivió hasta los 100 años (nada de martirios y torturas, vida sana) y conservó hasta el final un vista perfecta y todos los dientes. ¡Eso es un milagro!

2 comentarios:

  1. Pues para ser de la urbe, salió bastante campero. Sí, ha sido un chiste, pero que alguien se ría sería un milagro, que no creo que pudiera hacer ni este santa (tan útil, por otro parte)

    ResponderEliminar
  2. Uffff, no sabes la de veces que se lo dijeron en el colegio de pequeño. Creo que por eso se hizo eremita.

    ResponderEliminar

Comments system

Disqus Shortname