lunes, 6 de octubre de 2014

JOSÉ IGNACIO AGORRETA

Hace tiempo descubrí la obra de este pintor navarro a través de una amiga en facebook. Desde el primer momento me llamó mucho la atención y me apetecía  ver una exposición suya. Gracias a mi amiga pude hacer algo mucho mejor: visitar su taller en Pamplona.
 Iba yo tan contenta en el coche con Pseudomona, que se quejaba de que nunca le informo de nuestros planes con antelación (es verdad, pero creo que a los hombres hay que darles la información justa).
Pues eso, iba yo tan contenta y de pronto pensé ¿y qué le digo yo a este hombre? "Me gustan mucho tus cuadros", vale, hasta ahí estaba claro, pero algo más habrá que decir ¿no? Afortunadamente Pseudomona es más intelectual que yo y pensé que algo se le ocurriría. Pero todo fue mucho más sencillo. José Ignacio Agorreta tiene un estudio que es un espacio precioso, tranquilo y luminoso, dan ganas de quedarse a pasar un rato allí. Nos enseñó sus cuadros con paciencia y amabilidad, resulta muy fácil charlar con él, no tiene esos discursos abstractos de los artistas que tan perplejo te dejan. No pretende deslumbrarte con palabras. Probablemente porque no le hace falta, ya lo hace su obra. En su página web podéis ver muchos más, pero aquí os cuelgo algunos para que veáis que no exagero.
Resulta difícil explicar por qué te gusta un pintor, y es difícil asegurarle a un amigo que va a compartir tu criterio.
La novela y las películas son fáciles de recomendar a poco que conozcas a la otra persona. La pintura y la poesía, no. Ni los perfumes. Estuvimos hablando de los olores con José Ignacio, y su capacidad para evocar sensaciones. Pues su pintura huele a algo que yo conozco, recuerda sitios que he visitado despierta o en sueños. Destellos de infancia, la casa tapiada o la casa deshabitada de Calafell, un taller de porcelana cerrado que olía a humedad, el sol entrando en un escondite que solo tú conoces. A pesar de sus imágenes de ruinas, de objetos viejos y abandonados, son cuadros que no quieres dejar de mirar, que quieres llevarte a casa porque algo te dice que son tuyos, que los han hecho para ti. Si tenéis ocasión de ver su obra, no os la perdáis, merece la pena.




2 comentarios:

Comments system

Disqus Shortname