miércoles, 29 de abril de 2015

BLITZ

La semana pasada vino David Trueba a Donostia a presentar su libro. Yo me enteré la víspera y no lo había leído, de manera que lo compré a todo correr y me lo leí en dos horas (es cortito). Me gustó. No tenía ni idea de que este hombre escribiera, conozco su cine y me gusta y pensé que merecía la pena probar. Es la historia de esa gente en torno a los 30 años  a los que les ha tocado la época de la crisis. Muchos estudios, gente brillante y pocas perspectivas de futuro. También cuenta una historia de amor poco convencional y contiene una de las mejores escenas de sexo que haya leído nunca (no, no os imaginéis algo en plan Cincuenta sombras de Grey, no va de eso). Merece la pena comprar la edición en papel porque tiene algunas ilustraciones bonitas. Y es un placer oír hablar al autor es un hombre inteligente y muy, muy divertido.

viernes, 24 de abril de 2015

SANT JORDI 2015

¿Se nota la ilusión
que me hace?
Ayer era el primer día de Sant Jordi de mi vida en que algo me ponía más nerviosa que si me iban a regalar una rosa (o más de una, en un mundo de fantasía). ¡Iba a firmar libros!
Allí que me fui, a las 5 en punto, puntual como un clavo. Me senté muy digna en el taburete que la librería Elkar me había preparado y...

Ahí empezó mi angustia vital ¿qué cara se pone cuando vas a firmar libros? ¿Simpática para caer bien? ¿Asustada para dar pena? ¿Digna como si tuviera costumbre? Unos nervios, os lo aseguro. Y un frío pelón. Yo había elegido una gabardina verde muy mona, pero no muy abrigada (suelen ser conceptos incompatibles) e intentaba disimular las ganas de taparme con una manta zamorana. Afortunadamente, los que se acercaba a curiosear no tenían ni idea de quién era yo y, en vez de mirarme con lástima, me preguntaban:

--Señorita ¿qué precio tiene el de María Dueñas? ( o el de Dolores Redondo, según la señora).

Yo averiguaba el precio y contestaba. Pensé que si no se vendían mis libros por lo menos tenía que intentar caer bien a los del puesto. Todavía me esperaba una nueva tortura, la actividad cultural de la tarde consistía en una actuación de payasos. Como sabéis, una característica de los payasos es gritar como si los niños fueran sordos, que parece que tengan público de la tercera edad, con el oído tan fino que tiene los niños y estuve a punto de sufrir una perforación de tímpano.
Amigo haciendo de cebo


Como podéis imaginar yo tenía una estrategia secreta, había dicho a todos mis amigos que se acercaran para hacer de cebo, como los trileros, ya sabéis. Mis amigos, que son todos buenísimas personas, vinieron e incluso mandaron a conocidos y compañeros de trabajo, es más, compraron libros para todos sus parientes. Pero la estrategia funcionó y empezó a acercarse gente, a pedirme firmas, a comprar libros ¡incluso una señora me pidió hacerse una foto conmigo! Le tenía que haber pedido que me la mandara, a ver si no me vuelve a pasar. Bueno, lo creáis o no, los libros se terminaron. Di que una amiga hacía un poco de presión a los últimos compradores en plan "venga, que me los quitan de las manos", pero oye, cada uno tiene sus maneras y ya la he nombrado mi directora comercial.

Entre nosotros, no sabéis qué bien me lo pasé... 

miércoles, 22 de abril de 2015

OPERACIÓN DULCE

Llevaba tiempo sin leer nada de Ian McEwan, con lo que me gusta a mí este hombre, y eso que compré este libro hace mucho, pero últimamente he estado tan abducida por el género black is black, que había abandonado otros estilos. Me reafirmo en mi pasión por McEwan, me han gustado todas las novelas que he leído. Una cosa que me sorprende es lo diferentes que son entre si. Los temas, los personajes, las épocas. Y todo le sale bien. Lo que es tener talento. Esta historia transcurre en Londres en los años 60. Los personajes trabajan en el M15, pero no es una novela de espías o, por lo menos, no solo. El mundo de los servicios secretos parece tan gris y sórdido como lo pinta le Carre, pero esta es una novela más de personajes, de amores, de creación literaria. Me gustan los cuentos que cuentan cuentos, enroscados como un caracol. Pues eso, que McEwan es un valor seguro y aunque os va a parecer que las monas estamos muy generosas (será la primavera) también a él le damos

miércoles, 15 de abril de 2015

LA DETECTIVE MIOPE

Decididamente, ya sin ninguna duda, me declaro fundadora del club de fans de Rosa Ribas (y de Sabine Hoffman, con la que escribe a menudo). Esta novela es muy distinta a las demás. La protagonista es una detective que intenta esclarecer asesinato de su marido y su hija siguiendo la teoría de los 6 grados de separación, esa que dice que entre tú y cualquier persona del mundo se puede establecer una conexión con un máximo de seis personas.
Los personajes secundarios son excelentes y las tramas que investiga para llegar al asunto que le interesa son geniales: una cantante calva, un heredero al trono de Hawai, por ejemplo. Historias absurdas que resultan llenas de sentido. Y la detective que en cada capítulo pierde una dioptría. Es una novela original y apasionante, me recuerda al estilo de Fred Vargas, que también consigue que un mundo extraño te resulte cercano. Sin duda para Rosa Ribas for ever

sábado, 11 de abril de 2015

GETT: EL DIVORCIO DE VIVIANE AMSALEM

Dirección:Ronit Elkabetz, Shlomi Elkabetz

Intérpretes:Ronit Elkabetz, Simon Abkrian, Gabi Amrani

Esta película se me escapó en el Festival de cine de Donostia el pasado septiembre. Y me dio pena porque me habían hablado bien. El tema me parecía interesante: una mujer quiere divorciarse de su marido, eso solo es posible si él accede y el caso está en manos de un tribunal rabínico que prolonga durante años el proceso.
La única información que nos llega de Israel es a causa del conflicto con Palestina y no produce precisamente simpatía, pero a mi me parece muy interesante oír qué tienen que decir voces críticas que conocen esa sociedad desde dentro. Los directores son hermanos y han hecho una trilogía sobre la situación de la mujer en Israel. Ronit Elkabetz es, además, la protagonista. Resulta asombroso ver el papel que tiene la mujer en esa sociedad. Empiezo a pensar que la religión es muy peligrosa para el género femenino, siempre se empeña en dominarlas, someterlas y castigarlas. Este argumento no nos hubiera extrañado en una película con tribunales musulmanes, pero por lo que se ve los rabinos no se quedan atrás. La película es muy sobria: pocos actores, todo se desarrolla en la pequeña sala del juicio y debemos entender el camino que sigue la protagonista a través de cambios muy sutiles en su vestuario o forma de moverse. Me hubiera gustado saber más de esta mujer por qué es tan importante para ella obtener el divorcio, qué supone la presión social para una mujer separada, cómo vive ella la religión. Es una película interesante, aunque un poco lenta. da tema para una buena tertulia con amigos.

jueves, 9 de abril de 2015

EL COLOR DE LA MAGIA

Qué portada más horrenda, por Dios!
Hace poco murió Terry Prachett, el autor de una saga de novelas conocida como "mundo disco". Facebook se llenó de lamentos desconsolados por tan terrible pérdida y yo me enteré de su existencia. No sabéis la cantidad de veces que descubro a un escritor cuando ha muerto o cuando le dan el Nobel. Bueno, más vale tarde que nunca. En vista de que la gente le echaba tanto de menos, decidí leer alguna novela y empecé por la primera de la saga. Son un montón de libros, hay alguna peli e, incluso, una guía de cómo leer los libros (hay varias líneas dentro de la colección con distintos protagonistas). No sé si definirla como novela de ciencia ficción, de fantasía o de humor. A mí me ha parecido una parodia de todas esas trilogías que hemos leído los aficionados a la fantasía y me lo he pasado muy bien. Cada vez aprecio más que me hagan reir. Por suerte, aunque este buen hombre haya muerto, hay un montón de novelas publicadas y me queda mucho por disfrutar. Que la fuerza acompañe a Terry Pratchett.

Así es "Mundo disco"

jueves, 2 de abril de 2015

CENICIENTA

Director: Kenneth Branagh

Intérpretes: Lily James, Cate Blanchett, Helena Bonham Carter, Richard Madden, Holliday Grainger, Sophie McShera, Eloise Webb, Derek Jacobi, Hayley Atwell,  Leila Wong, Ben Chaplin, Stellan Skarsgârd

Pues sí, qué pasa, las monas nos hemos ido a ver Cenicienta. Ya sé que somos muy mayoronas y que este cuento nos lo han contado 100 veces, pero nosotras estamos en la quincena de reivindicación de la cursilería (va por ti, Pepa) y no nos cortamos ni un pelo. Bueno, es exactamente lo que os imagináis: azúcar, almíbar y miel. No hay ningún giro sorprendente, espíritu Disney a tope. Y, con todo, yo me lo pasé muy bien. Es una gozada de paisajes, vestidos y palacios. Cate Blanchett es la madrastra más guapa, elegante y malvada que se pueda imaginar, al príncipe le falta una estrella en los dientes cuando sonríe (es el príncipe más príncipe que hayáis visto nunca) y los modelos de las hermanastras son fantásticos. Yo os aconsejo que busquéis alguna sobrina, hija o vecinita para tener excusa para verla y criticarla después de disfrutar. Eso sí, feministas radicales abstenerse.

miércoles, 1 de abril de 2015

NATIONAL GALLERY

National Gallery  (180 minutos.)

Frederick Wiseman

Es poco convencional que se estrene en salas comerciales una película de género documental, y menos si supera los 120 minutos de duración. Nos felicitamos de que National Gallery sea una de ellas. Documental y 180 minutos son dos razones que mantendrán a más de una aspirante a mona lejos de las salas. Ellas se lo pierden. Frederick Wiseman es uno de los más grandes y reconocidos autores de cine que se ha labrado un prestigio bien merecido a través de su filmografía en el campo documental. En el caso de su última película, no traiciona en absoluto su estilo que le ha llevado a ser objeto de estudio de todas las escuelas de cine del mundo. Muchos etiquetarán esta película como cine directo americano, un sambenito del que Wiseman, siempre que ha tenido ocasión, ha querido desmarcarse. National Gallery es una gran película, a secas, sin necesidad de más adjetivos. 



Además de dirigir, Wiseman suele montar sus películas y, algo mucho más inusual, graba el sonido directo. Imaginamos al bueno de Frederick recorriendo cada rincón de la National Gallery en busca de los sonidos más comunes y también los más extraños. Así ha hecho un trabajo exhaustivo que nos descubre los entresijos de la gran institución británica. Ese algo que hay por detrás, eso tan difícil de ver que lo hace funcionar.

Wiseman consigue llegar al alma de la National Gallery. Pone a dialogar al arte con el público y el juego de muñecas rusas sigue en los ojos de quienes vemos la película. Rueda plano contra cuadro y emergen decenas de diálogos posibles. Conecta a los autores y las personas retratadas en cuadros de más de 500 años de antigüedad con el turista de hoy. En definitiva, hace visible y audible lo que, en principio, está velado y es inaudible. Y como siempre, aunque en esta película mucho menos apreciable que las anteriores, lo hace de forma crítica. En National Gallery, esa crítica corrosiva a la que nos tenía acostumbrados se ha tornado en tímido y fino humor. O tal vez sólo se lo parezca a esta mona, ¿quién sabe? Frederick Wiseman sabe.



Comments system

Disqus Shortname