miércoles, 16 de agosto de 2017

ABRACADABRA (MONA JACINTA)

Director: Pablo Berger
Intérpretes: Maribel Verdú,  Antonio de la Torre,  José Mota,  Josep Maria Pou,  Quim Gutiérrez, Priscilla Delgado,  Saturnino García,  Ramón Barea,  Javivi,  Julián Villagrán, Rocío Calvo,  Javier Antón,  Janfri Topera,  Fabia Castro

Tenía mono de cine. Llevaba siglos sin ir y me apetecía mucho la de Pablo Berger. Después de hacer Blancanieves,conmigo tiene todo el crédito del mundo. He estado a punto de echarme para atrás porque en Filmaffinity tiene una puntuación baja, pero yo soy de confiar en la gente que me ha gustado alguna vez. Pues he acertado, me lo he pasado fenomenal. No se parece en nada a Blancanieves, pero está muy bien. Una mujer, bastante choni, casada con un energúmeno observa pasmada cómo su marido se transforma después de una experiencia de hipnosis y se vuelve el hombre ideal. Es una comedia que a mí me ha parecido una mezcla de Woody Allen, Almodóvar y Alex de la Iglesia. Aunque creo que Pablo Berger tiene un estilo propio, haga lo que haga. Los actores están todos espectaculares. Creo que a mucha gente le puede espantar, pero yo me lo he pasado súper bien. Además, salen monas.

martes, 15 de agosto de 2017

CRÓNICAS CUBANAS 2 (MONA JACINTA)

Pseudomona presenta sus respetos
 a Fidel
Nuestro primer día en Cuba empezamos la jornada cambiando dinero en el banco. He de decir que no es una operación rápida ni sencilla. En los bancos hay una cola tremenda, para ser más precisos, dos. Una para caja y otra para comercial. Supusimos que la nuestra era para caja porque había más guiris en esa. Un guardia jurado iba dando paso según la gente que había dentro. De vez en cuando se colaba alguien (o eso parecía). No sé si porque su operación no se incluía en ninguna de las dos colas, porque trabajaban en el banco o porque tenían mucho morro. Como nadie se quejaba, yo callada por lo de allí donde fueres... (aunque no respetar las colas va en contra de mi naturaleza). Hecho ese engorroso trámite, nos fuimos a pasear por La Habana Vieja.
La Habana Vieja
Es una mezcla extraña de edificios preciosos y destrozados; gente muy amable y continuas propuestas de ir a comprar puros; coger coches de caballos, taxis o bicitaxis (con aire acondisoplado, que dicen ellos); peticiones de dinero o de que les compres leche, pañales o lo que sea; ofertas de souvenirs o artesanía. Te sientes el turista más turista del mundo(y lo eres)´.

Aquí hacen fusión de salsa
y danza del vientre
Hay gente muy guapa: mulatas de cuerpos esculturales, trigueños de ojos verdes, niños preciosos de todos los colores y también mendigos y tullidos pidiendo unas monedas. Da la sensación de estar al borde de convertirse en una parque temático para turistas. Es el peligro que tiene el exceso de visitantes, por un lado ayuda económicamente, por otro acaba machacando lo que es bello de un lugar.
 Al fondo framboyanes floridos
(no tenías ni idea de lo qué eran)
Está lleno de plazas y rincones bonitos. Mucho color en todas partes: framboyanes floridos, puestos de frutas y zumos, casas azules, rosas y amarillas. Y calor, un calor húmedo y pegajoso que hace que sientas que te vas a poner enfermo. Hay que moverse a un ritmo lento, beber mucho y descansar. No quiero ni pensar qué será hacer un trabajo físico con esa temperatura.

Vimos una tienda en la que ponía "Reparamos espejuelos" y dentro había un señor mayor arreglando gafas. Me encantó el nombre, no digáis que no es mucho más glamuroso llevar espejuelos que gafas. A partir de ahora siempre más llevaré espejuelos: de lectura, de sol, de lo que haga falta.


 Colores por todos lados

Reposando del calor

Buscando parientes


Casa primorosa
Aquí, reparando espejuelos
Pseudomona con espejuelos cubanos

domingo, 13 de agosto de 2017

CRÓNICAS CUBANAS 1 (MONA JACINTA)

Las monas viajamos. Siempre que podemos. Y este año, Pseudomona y yo nos hemos puesto el mundo por montera y nos hemos ido a Cuba. La experiencia ha sido fantástica aunque no pudo empezar peor.
El Malecón
Había comprado los billetes por una de esas páginas de internet que no sabes ni dónde compras, en mi afán por encontrar la mejor oferta. No me di cuenta de que, por error, en el billete figuraba como Laura Gea, sin el Balagué delante. Al llegar a Bilbao me dijeron que ellos no podían arreglarlo y que hablara con quien me vendió el billete. Lo que viene siendo: reclame al maestro armero. Llamé a unos teléfonos que no contestaban, conseguí que me dejaran volar hasta Madrid y mareé a mi cuñada para que intentara conseguir por correo o como fuera que me resolvieran el asunto. Las simpáticas señoritas de Iberia me habían dicho que otro billete costaría 2500€. El vuelo Bilbao-Madrid me lo pasé fatal pensando en las posibles opciones: suspender el viaje, que fuera Julio solo, pagar los 2500 euros. Al llegar a Madrid tenía un mensaje de los tiparracos de Flightfinder (¡no viajéis nunca con ellos!) diciendo que la culpa era mía por no haberme fijado y que ellos no podían hacer nada. Por suerte hay ángeles por el mundo, como Daniel de Iberia Madrid que se peleo con los sistemas informáticos durante 45 minutos y consiguió imprimir una tarjeta de embarque con mi nombre. Una vez más se demuestra que lo importante son las personas, no las normas.

Iberia Bilbao-----------0 points
Flightfinder------------0 points
Daniel Madrid----------10 points
Nos dejo muy intrigados el papel de la aduana cubana. Contiene una pregunta imposible de responder:
"Declare si usted o alguno de sus familiares despachó o no equipaje no acompañado en origen?"
¿Cómo contestas con casilla de si/no a esa pregunta? Porque lleva las dos opciones en la pregunta, no queda nada claro que afirmas o niegas. El mundo de la burocracia nunca dejará de sorprendernos.
Afortunadamente, nuestra llegada a nuestro alojamiento, La Casa Blanca, nos puso de mejor humor.
Nuestra casa en La Habana
Es una antigua casa colonial frente al mar, en el Malecón. La han reconstruido tan bien como han podido. Todo está decorado en blanco y con espejos. Tiene una terraza con vistas al mar donde se toman los desayunos y el personal es muy amable. Nos recibieron con unas limonadas heladas y aire acondicionado y nos pareció haber llegado al paraíso.

Estrés matutino

martes, 1 de agosto de 2017

LA BRIGADA DE ANNE CAPESTAN (MONA JACINTA)

 Empiezo a pensar que me gusta la novela negra francesa, como el cine. Será que si te gusta lo francés va todo en el pack: moda, cine, novelas, queso y vino. Me encantan Simenon (ya, ya sé que es belga, pero es novela francesa), Fred Vargas, Daniel Pennac, Dominique Sylvain, Jean-Claude Izzo y ahora he incorporado a Sophie Hénaff.
La brigada de Anne Capestan parte de un enfoque original: se crea una nueva brigada para meter a todos los polis que sobran y no se pueden echar. Pueden ser violentos, borrachos, gafes... Lo que nadie quiere va a parar al grupo de Anne Capestan. Nadie espera que trabajen, les pasan casos archivados sin cerrar y se desentienden de ellos. Pero la muestra humana que compone esa peculiar brigada es mejor de lo que parece y están dispuestos a darse a si mismos otra oportunidad. Es una novela entretenida, ágil y muy amena. Hay algunos fallos de traducción que nos han entretenido mucho en facebook, como "Capestan cerró la puerta con dos vueltas de llave y se engolfó en las escaleras". Ponedla en la lista veraniega.

Comments system

Disqus Shortname