jueves, 31 de agosto de 2017

GUTIÉRREZ SE PRESENTA (CUCAMONA)

Ha caído en mis manos. casi por casualidad, un ejemplar de "Gutiérrez se presenta", escrito por un tal Andrés Gastey, seudónimo que esconde a un diplomático español que ha prestado servicio en lugares tan dispares como Rusia, Argentina, Reino Unido, Nueva Zelanda o China. 
Es, por tanto, una novela policíaca escrita por una persona culta y cosmopolita, que maneja con soltura el lenguaje y que lo hace con un agradable, sutil y particular sentido del humor. 
La trama también tiene su encanto, un inspector gordito recién salido de la Academia llega a un pueblito de Cataluña, cuya comisaría de policía está rebosante de corrupción desde el primero hasta el último de sus integrantes. El novato intenta poner orden y resolver el asesinato del cacique local, que acaba de ocurrir. Naturalmente se produce un choque de trenes con las fuerzas vivas de la localidad: alcalde, caciques, juez, su propio jefe y el resto de la comisaría. Y hasta ahí puedo leer...
Con esas condiciones, la novela tenía todos los ingredientes para que me fascinara. Y reconozco que he disfrutado de su desarrollo. 
Solo tiene un pero, pero que para mí es importante. La novela es tramposa. ¿Que qué quiero decir con eso? Que el autor se saca de la manga, es decir, en la últimas 15 páginas, un culpable del que no había hablado en toda la obra.
Es cierto que explicado el porqué de sus actos, la coherencia del personaje no queda malparada, pero es una trampa tan grande como el acantilado por el que tratan de despeñar al inspector. 

Creo que el diplomático, de nombre Marcos, licenciado en derecho por Madrid y París, traductor de inglés y ruso, ha publicado bajo el mismo seudónimo, alguna otra obra con el mismo protagonista, titulada "Gutiérrez y el imperio del mal", fruto de su experiencia en Moscú. Habrá que leerla.



miércoles, 30 de agosto de 2017

LA SEDUCCIÓN (MONA JACINTA)

Directora: Sofia Coppola
Intérpretes: Colin Farrell,  Nicole Kidman,  Kirsten Dunst,  Elle Fanning,  Oona Laurence, Angourie Rice,  Addison Riecke,  Wayne Pére,  Emma Howard,  Matt Story, Rod J. Pierce

Le tengo ley a Sofia Coppola, aunque no siempre me gustan sus películas. Pero ya sabes que soy una mona fiel y si le cojo cariño a alguien, le sigo a muerte. Esta va a estar entre las que no de la directora. Cuenta la historia de un internado de señoritas en Virginia durante la Guerra de Secesión. Acogen a un soldado del norte herido y se abre la caja de los truenos: celos, envidias, rivalidades... Nada muy sorprendente. Eso sí, los paisajes son maravillosos, los vestidos de las chicas también y no es larga. Vamos, si no hay nada mejor en cartelera podéis ir, no es un peñazo, pero es bastante sosa.

domingo, 27 de agosto de 2017

CUBA. DESDE LAS ENTRAÑAS (PSEUDO MONA)

ISBN: 978­959­7218­11­1
368 pp.




He visitado Cuba con Mona Jacinta y, aunque lo que pasa en
Cuba se queda en Cuba, necesito contaros una tertulia de
dos litros de ron en la noche de la maravillosa casa de
Vivian, compañera del autor del libro que refiero.


Un amigo común (eskerri asko, Mikel) me envió a La Habana
con tres botellas de vino para Manuel, y resulta que Manuel publicó en 2012 un libro en el límite de lo que la
censura cubana está dispuesta a asumir.


Es un libro maravilloso: contiene la verdad de un hombre;
un hombre lo suficientemente inteligente y cosmopolita
como para no creerse en posesión de la verdad. Así que no
espere el lector encontrar respuestas; el libro plantea
muchos mas interrogantes que las contestaciones que
proporciona.


Lo leí y releí en la guarida de aire acondicionado que los
turistas necesitamos en la humedad de La Habana en verano
para no sentirnos como un caramelo chupao.


Al principio, su estructura de tres tiempos me distrajo de
lo fundamental, pero el oficio de buen escritor de Manolo
me devolvió a la epopeya. Al final devoré las últimas
páginas, de madrugada, custodiado por mi desajuste
horario.


Los tres tiempos que el libro visita son: 1)la crisis más
dura por la que ha pasado Cuba, el periodo especial; 2)el
triunfo de la revolución, a partir del 1 de enero de 1959;
y 3)el periodo comprendido entre 1970 y 1980.


El protagonista, tras haber vivido 60 años sin abandonar
la lucha (“que, a veces, es peor que el combate”), 60 años
preguntándose qué podía hacer él por la revolución, llega
al momento en el que la pregunta “¿Y yo?”, la famosa
pregunta del sentido de la vida le cae sobre la cabeza, y,
como respuesta, se vuelca en una autobiografía apócrifa que “se apropia de familia y amigos para componer un
retrato colectivo”.


Pero el libro no fue mas que la excusa... lo interesante
vino cuando nos pusimos a hablar.


Hablamos de lo que la revolución había hecho por los
cubanos. Revisamos el sistema de salud pública universal y
gratuito que sitúa a Cuba justo por delante de Estados
Unidos en el ranking mundial de esperanza de vida (aunque
algún taxista nos defendiera que hay que hacer regalos a
los médicos para que te atiendan).


También hablamos sobre la pobreza de la librerías
(visitamos cuatro en La Habana y la mejor de la cuatro era
una librería de viejo, y una en Trinidad, donde la oferta
no superaba los 500 títulos, si llegaba). Y de que todo el
mundo en Cuba sabe leer y escribir, ha estudiado y puede
disertar sobre algún tema: consecuencias del sistema
cubano de educación, que sitúa al país en el segundo lugar
del ranking mundial de alfabetización, con un 100%; aunque
falte el papel para imprimir.


Hablamos de que en Cuba solo se tira la mierda, aunque
ansíen tener su IKEA. El eslogan occidental de la tres
erres: reducir, reutilizar y reciclar se aplica en la isla
a rajatabla, y de una forma tan natural que parece mentira
que se pueda hacer, en otros lugares, de otro modo.


Nos hablaron del carisma de Fidel y de las funciones del
Secretario de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana. Y de cómo no perder un avión al atravesar la
selva de Liberia.


Vivian y Manolo nos calcularon, al cambio, el salario
medio de 30 dólares al mes que cada cubano recibe, y que
no le alcanza para vivir porque los precios son asimilables a los de España. Los cubanos ––con guasa––
afirman: “El estado hace como que nos paga y nosotros
hacemos como que trabajamos”.


Trataron de introducirnos en las dificultades de su
sistema inmobiliario, en los cambios políticos producidos
en la isla en los últimos años y en los que todos los
cubanos esperan que ocurran en breve.


Hablamos sobre sistemas de distribución de cultura, sobre
cine, literatura y el arte de escribir; sobre experiencias
en nuestros respectivos extranjeros; sobre padres, hijos y
amistades; sobre esperanzas que tuvimos y no hemos
perdido; y sobre la vida en cualquier parte del planeta.


Hablamos como si nos hubiéramos enchufado unos a otros,
los cuatro, al darnos la bienvenida; como conociéndonos de
siempre, como si la charla fuera continuación de otras
comenzadas muchos años atrás, cuando no éramos tan sabios,
ni tan mayores...


Las seis horas de plática me supieron a nada. Ahora solo
espero que Manolo termine pronto lo que ya está
escribiendo como continuación, también desde las entrañas.
Y poder volver pronto a esa noche, a ese casa, a ese ron y
a esa gente.


viernes, 25 de agosto de 2017

CRÓNICAS CUBANAS 4 (MONA JACINTA)

La Habana Vieja
Más paseos por La Habana vieja, casi nos acostumbramos al calor. Tuvimos una experiencia regular con el comercio cubano. Resulta que a Pseudomona se le rompieron los espejuelos y fuimos a comprar otros.
Catedral de La Habana























Imagen de Juan Pablo II
en la catedral
No sé si hay pocas ópticas o el caribe es malo para la vista, pero en todas había unas colas impresionantes. Tampoco diría yo que la eficacia es la norma en el comercio cubano. Amables, mucho; eficaces... Solo queríamos unas gafas de lectura +3, pero había que esperar una cola larguísima de gente que se tenía que graduar la vista. A mi me parecía que había tres personas haciendo el trabajo de una y no muy rápido. Me rabié como la mona que soy, pero Pseudomona --que en España hubiera saltado a la yugular de la vendedora-- en Cuba estaba todo el rato por entender, disculpar y contraponer las cosas buenas. Raúl Castro debería contratarle. 

El mismo día visitamos el callejón Hamel. Es un lugar particular, no sé si decir bonito, pero sí curioso. Allí vive un artista, Salvador González Escalona, que ha decorado y pintado toda la calle. Hay pinturas, frases, esculturas y alusiones a la santería.  Tuvimos un guía (¡como no!)que nos explicó la historia del lugar, se mostró muy crítico con la situación política del país y nos llevó a beber un cóctel muy rico, el Negrón, que además de ron, miel y limón llevaba algún tipo de ponzoña que me enfermó.
En plan Juego de tronos
en el callejón Hamel






Murales del callejón


A punto de beber ponzoña

De allí nos fuimos al cabaré Parisien en el hotel Nacional. Un espectáculo tipo Tropicana. No sé por qué fuimos, es la típica cosa que nunca haríamos en España, pero supongo que es como ir en góndola en Venecia, una obligación de guiri que hay que cumplir. El espectáculo es lo que uno podría imaginar: canciones, bailes, mago y acróbatas, muchos turbantes con frutas, lentejuelas y una gente excepcionalmente guapa. Mulatas que me hacían sentir una albóndiga patizamba. Son naturalezas...
Quien fuera cubana...

La Tina Turner cubana

martes, 22 de agosto de 2017

INTRUSIÓN (MONA JACINTA)

Esta es "la novela negra del verano" (aparte de La sustancia del mal, pero esa  estoy esperando a ver qué dicen en Calibre 38. Sí, soy una mona cobarde ¿qué pasa?).
Me suena que había leído antes una de Tana French, El silencio del bosque, pero no estoy segura (tengo memoria de pez).
Esta es una novela negra con todas las de la ley, nada de jarrones venecianos, concesiones a la gastronomía, o bonitos paisajes. Dublín parece una ciudad fría, inhóspita y dura. La corrupción policial, el machismo y la violencia están presentes. La detective es la tipa más borde que hayas encontrado en tu vida. Está siempre de mal humor, peleando contra el mundo, los malos, sus compañeros y el que se ponga a tiro. Pero es una buena novela, sorprende sin hacer trampas, los personajes evolucionan de una forma creíble y te engancha desde el principio. Nada que ver con otras novelas del verano, tipo chicas del tren o engendros similares. Apunto a Tana French del lado del bien.

domingo, 20 de agosto de 2017

CRÓNICAS CUBANAS 3 (MONA JACINTA)

He de confesar una cosa, yo en Cuba comer no, pero beber... Con el calor la cerveza Cristal entraba de maravilla. Que si mojitos, daiquiris. Era por integrarnos, no por vicio. Os aconsejo la terraza del hotel Ambos Mundos (donde se alojaba Hemingway) para tomar un daiquiri al atardecer. La verdad es que la vida del turista es muy cansada en La Habana, corres grave riesgo de que te de un golpe de calor y sin que te avise el Ministerio de Sanidad.
Daiquiris en la terraza...
En nuestra primera noche
del hotel Ambos Mundos
cubana fuimos a visitar 
a los amigos de unos amigos: Manolo y Vivian.
Tienen una bonita casa en el barrio de Playa, con un porche con mecedoras donde hablamos de todo lo divino y lo humano. No me cansaría de escuchar a esta gente que ha vivido una experiencia única, que ha apostado por una idea y que, pese a ser críticos con muchas cosas, permanecen en Cuba y no se arrepienten de lo vivido. Ron va, ron viene, hablamos también de cine, de literatura (¡son amigos de Leonardo Padura!)y pasamos un rato estupendo.
Después de intensas negociaciones sobre el precio del taxi, visitamos la plaza de la revolución. Tiene una pinta soviética impresionante. Me imaginaba a Fidel dando discursos allí. Espero que fuera en invierno, porque con este calor y considerando que el hombre no era amigo de resumir, hubiera habido numerosas bajas.
Desde la torre del museo José Martí se ve toda La Habana.
Vista desde el museo
José Martí


Aquí el Che, aquí unos amigos

























También visitamos el Museo de Bellas Artes. Tiene dos edificios: uno de arte internacional y otro de arte cubano. El primero tiene una colección excelente: arte flamenco, italiano, británico, español...
Me encantaron las torres de Babel de Grimmer y Van Valckenborgh. El de arte cubano me daba un poco de pereza y, sin embargo, me encantó. Hay una primera parte de de cuadros de la época colonial, mujeres haciendo la siesta en patios sombreados, paisajes con cocoteros y malangas que pueden parecer una mezcla de lámina de caja de chocolates antigua y cromo de Vida y color, pero me gustaron mucho, producen una sensación de nostalgia. También descubrí pintores que me gustaron como Rafael Blanco y Amelia Pelaez. Compramos el catálogo, no os digo más. Hemos vuelto con una maleta que parecemos traficantes de libros.


Las malangas
Valentín Sanz Carta
La siesta
Guillermo Collazo Tejada
Construcción de la Torre de Babel
Jacob Grimmer
Los zacatecas
Rafael Blanco
Flores
Amelia Peláez





miércoles, 16 de agosto de 2017

ABRACADABRA (MONA JACINTA)

Director: Pablo Berger
Intérpretes: Maribel Verdú,  Antonio de la Torre,  José Mota,  Josep Maria Pou,  Quim Gutiérrez, Priscilla Delgado,  Saturnino García,  Ramón Barea,  Javivi,  Julián Villagrán, Rocío Calvo,  Javier Antón,  Janfri Topera,  Fabia Castro

Tenía mono de cine. Llevaba siglos sin ir y me apetecía mucho la de Pablo Berger. Después de hacer Blancanieves,conmigo tiene todo el crédito del mundo. He estado a punto de echarme para atrás porque en Filmaffinity tiene una puntuación baja, pero yo soy de confiar en la gente que me ha gustado alguna vez. Pues he acertado, me lo he pasado fenomenal. No se parece en nada a Blancanieves, pero está muy bien. Una mujer, bastante choni, casada con un energúmeno observa pasmada cómo su marido se transforma después de una experiencia de hipnosis y se vuelve el hombre ideal. Es una comedia que a mí me ha parecido una mezcla de Woody Allen, Almodóvar y Alex de la Iglesia. Aunque creo que Pablo Berger tiene un estilo propio, haga lo que haga. Los actores están todos espectaculares. Creo que a mucha gente le puede espantar, pero yo me lo he pasado súper bien. Además, salen monas.

martes, 15 de agosto de 2017

CRÓNICAS CUBANAS 2 (MONA JACINTA)

Pseudomona presenta sus respetos
 a Fidel
Nuestro primer día en Cuba empezamos la jornada cambiando dinero en el banco. He de decir que no es una operación rápida ni sencilla. En los bancos hay una cola tremenda, para ser más precisos, dos. Una para caja y otra para comercial. Supusimos que la nuestra era para caja porque había más guiris en esa. Un guardia jurado iba dando paso según la gente que había dentro. De vez en cuando se colaba alguien (o eso parecía). No sé si porque su operación no se incluía en ninguna de las dos colas, porque trabajaban en el banco o porque tenían mucho morro. Como nadie se quejaba, yo callada por lo de allí donde fueres... (aunque no respetar las colas va en contra de mi naturaleza). Hecho ese engorroso trámite, nos fuimos a pasear por La Habana Vieja.
La Habana Vieja
Es una mezcla extraña de edificios preciosos y destrozados; gente muy amable y continuas propuestas de ir a comprar puros; coger coches de caballos, taxis o bicitaxis (con aire acondisoplado, que dicen ellos); peticiones de dinero o de que les compres leche, pañales o lo que sea; ofertas de souvenirs o artesanía. Te sientes el turista más turista del mundo(y lo eres)´.

Aquí hacen fusión de salsa
y danza del vientre
Hay gente muy guapa: mulatas de cuerpos esculturales, trigueños de ojos verdes, niños preciosos de todos los colores y también mendigos y tullidos pidiendo unas monedas. Da la sensación de estar al borde de convertirse en una parque temático para turistas. Es el peligro que tiene el exceso de visitantes, por un lado ayuda económicamente, por otro acaba machacando lo que es bello de un lugar.
 Al fondo framboyanes floridos
(no tenías ni idea de lo qué eran)
Está lleno de plazas y rincones bonitos. Mucho color en todas partes: framboyanes floridos, puestos de frutas y zumos, casas azules, rosas y amarillas. Y calor, un calor húmedo y pegajoso que hace que sientas que te vas a poner enfermo. Hay que moverse a un ritmo lento, beber mucho y descansar. No quiero ni pensar qué será hacer un trabajo físico con esa temperatura.

Vimos una tienda en la que ponía "Reparamos espejuelos" y dentro había un señor mayor arreglando gafas. Me encantó el nombre, no digáis que no es mucho más glamuroso llevar espejuelos que gafas. A partir de ahora siempre más llevaré espejuelos: de lectura, de sol, de lo que haga falta.


 Colores por todos lados

Reposando del calor

Buscando parientes


Casa primorosa
Aquí, reparando espejuelos
Pseudomona con espejuelos cubanos

domingo, 13 de agosto de 2017

CRÓNICAS CUBANAS 1 (MONA JACINTA)

Las monas viajamos. Siempre que podemos. Y este año, Pseudomona y yo nos hemos puesto el mundo por montera y nos hemos ido a Cuba. La experiencia ha sido fantástica aunque no pudo empezar peor.
El Malecón
Había comprado los billetes por una de esas páginas de internet que no sabes ni dónde compras, en mi afán por encontrar la mejor oferta. No me di cuenta de que, por error, en el billete figuraba como Laura Gea, sin el Balagué delante. Al llegar a Bilbao me dijeron que ellos no podían arreglarlo y que hablara con quien me vendió el billete. Lo que viene siendo: reclame al maestro armero. Llamé a unos teléfonos que no contestaban, conseguí que me dejaran volar hasta Madrid y mareé a mi cuñada para que intentara conseguir por correo o como fuera que me resolvieran el asunto. Las simpáticas señoritas de Iberia me habían dicho que otro billete costaría 2500€. El vuelo Bilbao-Madrid me lo pasé fatal pensando en las posibles opciones: suspender el viaje, que fuera Julio solo, pagar los 2500 euros. Al llegar a Madrid tenía un mensaje de los tiparracos de Flightfinder (¡no viajéis nunca con ellos!) diciendo que la culpa era mía por no haberme fijado y que ellos no podían hacer nada. Por suerte hay ángeles por el mundo, como Daniel de Iberia Madrid que se peleo con los sistemas informáticos durante 45 minutos y consiguió imprimir una tarjeta de embarque con mi nombre. Una vez más se demuestra que lo importante son las personas, no las normas.

Iberia Bilbao-----------0 points
Flightfinder------------0 points
Daniel Madrid----------10 points
Nos dejo muy intrigados el papel de la aduana cubana. Contiene una pregunta imposible de responder:
"Declare si usted o alguno de sus familiares despachó o no equipaje no acompañado en origen?"
¿Cómo contestas con casilla de si/no a esa pregunta? Porque lleva las dos opciones en la pregunta, no queda nada claro que afirmas o niegas. El mundo de la burocracia nunca dejará de sorprendernos.
Afortunadamente, nuestra llegada a nuestro alojamiento, La Casa Blanca, nos puso de mejor humor.
Nuestra casa en La Habana
Es una antigua casa colonial frente al mar, en el Malecón. La han reconstruido tan bien como han podido. Todo está decorado en blanco y con espejos. Tiene una terraza con vistas al mar donde se toman los desayunos y el personal es muy amable. Nos recibieron con unas limonadas heladas y aire acondicionado y nos pareció haber llegado al paraíso.

Estrés matutino

martes, 1 de agosto de 2017

LA BRIGADA DE ANNE CAPESTAN (MONA JACINTA)

 Empiezo a pensar que me gusta la novela negra francesa, como el cine. Será que si te gusta lo francés va todo en el pack: moda, cine, novelas, queso y vino. Me encantan Simenon (ya, ya sé que es belga, pero es novela francesa), Fred Vargas, Daniel Pennac, Dominique Sylvain, Jean-Claude Izzo y ahora he incorporado a Sophie Hénaff.
La brigada de Anne Capestan parte de un enfoque original: se crea una nueva brigada para meter a todos los polis que sobran y no se pueden echar. Pueden ser violentos, borrachos, gafes... Lo que nadie quiere va a parar al grupo de Anne Capestan. Nadie espera que trabajen, les pasan casos archivados sin cerrar y se desentienden de ellos. Pero la muestra humana que compone esa peculiar brigada es mejor de lo que parece y están dispuestos a darse a si mismos otra oportunidad. Es una novela entretenida, ágil y muy amena. Hay algunos fallos de traducción que nos han entretenido mucho en facebook, como "Capestan cerró la puerta con dos vueltas de llave y se engolfó en las escaleras". Ponedla en la lista veraniega.

Comments system

Disqus Shortname