domingo, 20 de agosto de 2017

CRÓNICAS CUBANAS 3 (MONA JACINTA)

He de confesar una cosa, yo en Cuba comer no, pero beber... Con el calor la cerveza Cristal entraba de maravilla. Que si mojitos, daiquiris. Era por integrarnos, no por vicio. Os aconsejo la terraza del hotel Ambos Mundos (donde se alojaba Hemingway) para tomar un daiquiri al atardecer. La verdad es que la vida del turista es muy cansada en La Habana, corres grave riesgo de que te de un golpe de calor y sin que te avise el Ministerio de Sanidad.
Daiquiris en la terraza...
En nuestra primera noche
del hotel Ambos Mundos
cubana fuimos a visitar 
a los amigos de unos amigos: Manolo y Vivian.
Tienen una bonita casa en el barrio de Playa, con un porche con mecedoras donde hablamos de todo lo divino y lo humano. No me cansaría de escuchar a esta gente que ha vivido una experiencia única, que ha apostado por una idea y que, pese a ser críticos con muchas cosas, permanecen en Cuba y no se arrepienten de lo vivido. Ron va, ron viene, hablamos también de cine, de literatura (¡son amigos de Leonardo Padura!)y pasamos un rato estupendo.
Después de intensas negociaciones sobre el precio del taxi, visitamos la plaza de la revolución. Tiene una pinta soviética impresionante. Me imaginaba a Fidel dando discursos allí. Espero que fuera en invierno, porque con este calor y considerando que el hombre no era amigo de resumir, hubiera habido numerosas bajas.
Desde la torre del museo José Martí se ve toda La Habana.
Vista desde el museo
José Martí


Aquí el Che, aquí unos amigos

























También visitamos el Museo de Bellas Artes. Tiene dos edificios: uno de arte internacional y otro de arte cubano. El primero tiene una colección excelente: arte flamenco, italiano, británico, español...
Me encantaron las torres de Babel de Grimmer y Van Valckenborgh. El de arte cubano me daba un poco de pereza y, sin embargo, me encantó. Hay una primera parte de de cuadros de la época colonial, mujeres haciendo la siesta en patios sombreados, paisajes con cocoteros y malangas que pueden parecer una mezcla de lámina de caja de chocolates antigua y cromo de Vida y color, pero me gustaron mucho, producen una sensación de nostalgia. También descubrí pintores que me gustaron como Rafael Blanco y Amelia Pelaez. Compramos el catálogo, no os digo más. Hemos vuelto con una maleta que parecemos traficantes de libros.


Las malangas
Valentín Sanz Carta
La siesta
Guillermo Collazo Tejada
Construcción de la Torre de Babel
Jacob Grimmer
Los zacatecas
Rafael Blanco
Flores
Amelia Peláez





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comments system

Disqus Shortname