viernes, 25 de agosto de 2017

CRÓNICAS CUBANAS 4 (MONA JACINTA)

La Habana Vieja
Más paseos por La Habana vieja, casi nos acostumbramos al calor. Tuvimos una experiencia regular con el comercio cubano. Resulta que a Pseudomona se le rompieron los espejuelos y fuimos a comprar otros.
Catedral de La Habana























Imagen de Juan Pablo II
en la catedral
No sé si hay pocas ópticas o el caribe es malo para la vista, pero en todas había unas colas impresionantes. Tampoco diría yo que la eficacia es la norma en el comercio cubano. Amables, mucho; eficaces... Solo queríamos unas gafas de lectura +3, pero había que esperar una cola larguísima de gente que se tenía que graduar la vista. A mi me parecía que había tres personas haciendo el trabajo de una y no muy rápido. Me rabié como la mona que soy, pero Pseudomona --que en España hubiera saltado a la yugular de la vendedora-- en Cuba estaba todo el rato por entender, disculpar y contraponer las cosas buenas. Raúl Castro debería contratarle. 

El mismo día visitamos el callejón Hamel. Es un lugar particular, no sé si decir bonito, pero sí curioso. Allí vive un artista, Salvador González Escalona, que ha decorado y pintado toda la calle. Hay pinturas, frases, esculturas y alusiones a la santería.  Tuvimos un guía (¡como no!)que nos explicó la historia del lugar, se mostró muy crítico con la situación política del país y nos llevó a beber un cóctel muy rico, el Negrón, que además de ron, miel y limón llevaba algún tipo de ponzoña que me enfermó.
En plan Juego de tronos
en el callejón Hamel






Murales del callejón


A punto de beber ponzoña

De allí nos fuimos al cabaré Parisien en el hotel Nacional. Un espectáculo tipo Tropicana. No sé por qué fuimos, es la típica cosa que nunca haríamos en España, pero supongo que es como ir en góndola en Venecia, una obligación de guiri que hay que cumplir. El espectáculo es lo que uno podría imaginar: canciones, bailes, mago y acróbatas, muchos turbantes con frutas, lentejuelas y una gente excepcionalmente guapa. Mulatas que me hacían sentir una albóndiga patizamba. Son naturalezas...
Quien fuera cubana...

La Tina Turner cubana

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comments system

Disqus Shortname