sábado, 28 de enero de 2017

LION (MONA JACINTA)

Dirección: Garth Davis
Intérpretes:Dev Patel, Sunny Pawar, Nicole Kidman, Rooney Mara, David Wenham, Nawazuddin Siddiqui, Tannishtha Chatterjee, Deepti Naval, Priyanka Bose, Divian Ladwa

No estaba la cartelera muy tentadora este fin de semana y nos hemos decidido por Lion, aún con alguna reserva. Es una película irregular. Cuenta la historia (basada en hechos reales) de un niño que se pierde en la India y después de muchas peripecias es adoptado por un matrimonio australiano. De mayor se obsesiona con encontrar a su familia en la India aunque solo tiene algunas pistas e imágenes que recuerda. Con ayuda de google earth emprende una tarea que parece imposible.
La parte de la niñez en la India me ha parecido muy bonita, aunque terrible. El niño es una maravilla y las imágenes parecen vistas desde sus ojos, te hace sentir lo que es ser pequeño y estar perdido. La parte australiana es demasiado larga para mi gusto y se hace un poco aburrida, no están justificadas las dos horas de duración (¡qué manía con las pelis largas!)
(o dos y media, según se mire)

jueves, 26 de enero de 2017

COMO PERROS SLAVAJES (JAMONA)

Dirección:  Paul Schrader

Intérpretes: Nicolas Cage, Willem Dafoe, Christopher Matthew Cook, Omar J. Dorsey, Louisa Krause, Melissa Bolona, Reynaldo Gallegos, Chelcie Lynn, Bruce Reizen, Jeff Hilliard, Ali Wasdovich, Louis Perez, Magi Avila, Tevis R. Marcum, Todd Emmett

¡Madre mía Paul Schrader! Para quien no lo conozcáis, aclarar que es uno de los teóricos sobre cine más importante de nuestro tiempo. Verdaderamente brillante. También dirige películas que apuntan bien pero que no son gran cosa. Pero últimamente no levanta cabeza. El bueno de Paul pierde toda la fuerza en el paso de la teoría a la práctica. Ya se sabe que del plato a la boca… Como perros salvajes es mala con avaricia. Aún peor, es desagradable, sórdida, sucia, violenta, frívola, machista, pésimamente actuada, plana y con un guión sin pies ni cabeza. Ha sido una tortura ver esta película, así que os la podéis ahorrar que no os vais a perder nada. Eso sí, si tenéis oportunidad, leed a Paul Schrader y disfrutadlo, en eso sí que es bueno.

martes, 24 de enero de 2017

LA VERDAD Y OTRAS MENTIRAS (MONA JACINTA)

Me recomendó esta novela una amiga que tiene mucho criterio y me lancé enseguida a comprarla. El protagonista es un  escritor rico y famoso. Todo parece irle fenomenal cuando su amante le dice que está embarazada. Esto altera su plan de vida porque en realidad quien escribe las novelas es su mujer. A partir de ahí se suceden las mentiras, los problemas y las muertes. La lectura engancha, quieres saber cómo se va a resolver cada situación. El personaje es un tipo que podría recordar a Tom Ripley, salvando la distancias. El protagonista de Patricia Higsmith me fascina, siempre parece que se ve obligado a cometer los crímenes más atroces contra su voluntad; este no es tan malo ni tan atractivo como Ripley, pero es que doña Patricia es una fuera de serie. El final de la novela me ha decepcionado un poco, es como si se hubiera cansado y no la hubiera trabajado tanto pero, en conjunto, es muy entretenida.

domingo, 22 de enero de 2017

LA LA LAND (MONA JACINTA)

Dirección: Damien Chazelle
Intérpretes: Emma Stone, Ryan Gosling, John Legend, Rosemarie De Witt, J.K. Simmons, Finn Wittrock, Sonoya Mizuno, Jessica Rothe, Jason Fuchs, Callie Hernandez, Trevor Lissauer, Phillip E. Walker, Hemky Madera, Kaye L. Morris

Ains, qué bien me lo he pasado. Pseudomona no ha querido venir y se ha ido a ver Toni Erdmann. En el pecado ha llevado la penitencia, dice que es como del dogma pero peor. Se me ponen los pelos como escarpias de pensarlo. La la land es lo que os imagináis: un musical bonito, romántico y bien contado. Quizás no muy sorprendente, sobre todo si ya habéis oído hablar mucho de ella, pero es una película para disfrutar. Para todos los públicos: abuelas, jóvenes, medianos.Todo el mundo sale contento y con ganas de bailar por la calle. Los colores son preciosos y los números musicales (especialmente el primero y el último) muy buenos. Id a verla antes de que os hayan hablado tanto de ella que os decepcione.

sábado, 21 de enero de 2017

FIGURAS OCULTAS (MONA JACINTA)

Director: Theodore Melfi
Intérpretes: Taraji P. Henson, Octavia Spencer, Janelle Monáe, Kevin Costner, Jim Parsons, Mahershala Ali, Kirsten Dunst, Glen Powell, Rhoda Griffis, Ariana Neal, Maria Howell, Alkoya Brunson, Jaiden Kaine, Wilbur Fitzgerald, Saniyya Sidney, Bob Jennings, Lidya Jewett, Ron Clinton Smith

Este es el típico caso de una buena historia desaprovechada, es más, varias buenas historias desaprovechadas. Basada en hechos reales cuenta la historia de tres mujeres negras que trabajaron en la NASA y tuvieron que luchar contra todas las barreras que suponían su sexo y el color de su piel. Eran los años sesenta y aún seguía vigente la segregación: fuentes separadas, baños separados y toda clase de prohibiciones y humillaciones. Aunque las cosas ya se estaban moviendo, Martin Luther King era una presencia importante y la comunidad negra estaba harta de la situación. A esta historia, ya interesante, se une la lucha permanente entre la URSS y EEUU por ser los primeros en la carrera espacial. Gagarin se adelantó y los americanos estaban furiosos y necesitados de un triunfo. Y, para acabar, el desarrollo de la tecnología espacial, esos cohetes que parecen el de Tintín, esos astronautas que tenían que estar chiflados para meterse ahí, esos cálculos en la pizarra y los primeros ordenadores. Bueno, con todos esos elementos y con lo fotogénica que resulta la época (¡qué vestidos tan monos se llevaban en los 60!) hacen un pastelón que empalaga, donde el bien siempre triunfa y todos son felices para siempre. Una lástima.

jueves, 19 de enero de 2017

UNA REVELACIÓN BRUTAL (MONA JACINTA)

En este enero tan polar, lleno de gripe y con una cuesta tan pronunciada, he decidido leer de capricho y he descubierto un nuevo género: black feelgood. Os parecerá una mezcla imposible, pero Louise Penny lo consigue. El inspector Armand Gamache de Quebec debe investigar un crimen, sí, hay muerto pero tampoco le coges mucho cariño. Y, por otro lado, todo el rato comen croissants con confitura de frutos del bosque o toman queso y vino junto a la chimenea en el pueblo de Three Pines. Los muebles son de arce rojo o de cerezo pulido y todos los vecinos son pintores, poetas tienen bistrots o beds and breakfast. Pese al grave riesgo de asesinato que corres si vives allí (debe haber más de un caso en ese escenario), yo he decidido empadronarme en Three Pines así me ponga como una bola de tanto comer cosas ricas. ¿Quién se viene?

domingo, 15 de enero de 2017

COMANCHERÍA (MONA JACINTA)

Director: David Mackenzie
Intérpretes:Jeff Bridges, Chris Pine, Ben Foster, Gil Birmingham, Katy Mixon, Dale Dickey, Kevin Rankin, Melanie Papalia, Lora Martinez-Cunningham, Amber Midthunder, Dylan Kenin, Alma Sisneros, Martin Palmer, Danny Winn, Crystal Gonzales, Terry Dale Parks, Debrianna Mansini, John-Paul Howard

¡Peliculón! No sabéis cómo se agradece un sábado por la tarde de lluvia, frío y síndrome posnavideño acertar con la peli. La verdad es que teníamos buenas referencias, pero uno no siempre está de acuerdo con las críticas. Es una película clásica puesta al día. Dos hermanos se dedican a atracar bancos en Texas. Podría ser el argumento de el típico western. Solo que Texas ya no es lo que era. Ni los ladrones de bancos son como Paul Newman y Robert Redford. La crisis ha llegado también a EEUU y la tierra de los grandes espacios y los comanches se ha convertido en un lugar pobre, triste y cutre. Los vaqueros no pueden pagar las hipotecas del rancho, el paisaje está lleno de carteles de "obtenga un préstamo fácil", los indios llevan unos casinos que ni siquiera tienen el lujo hortera de Las Vegas y los vecinos sacan el arma a la que te descuidas (bueno, eso no ha cambiado). Poco a poco vas conociendo a los hermanos atracadores y a la pareja de rangers que los persigue por esas carreteras que son rectas eternas y esos pueblos petrificados. Me ha encantado la banda sonora, que podríamos definir como "country desencantado". No os la perdáis.

jueves, 12 de enero de 2017

¿TENÍA QUE SER ÉL? (JAMONA)

Dirección: John Hamburg

Intérpretes: Bryan Cranston, James Franco, Zoey Deutch, Megan Mullally, Griffin Gluck, Keegan-Michael Key, Andrew Rannells, Zack Pearlman, Adam DeVine, Cedric the Entertainer, Kaley Cuoco, Jacob Kemp, Steve Aoki, Gene Simmons, Paul Stanley, Elon Musk


He comenzado el año faltando a mi cita semanal con la crítica mandril. Intentaré no volver a faltar, pero no me lo tengáis muy en cuenta porque lo hago como quien intenta no abandonar el gimnasio o no volver a fumar. Además, estaba reflexionado sobre el sentido que tiene escribir de lo que no me gusta. ¿Por qué malgastar ese tiempo y esfuerzo en obras que detesto en vez de ignorarlas? Y entonces he visto ¿Tenía que ser él? y he salido como un gorila enfurecido.

No pretendo enmendar mi ausencia dando doble ración pero me temo que con esta crítica me voy a extender. Me ha espantado la película, lo mejor que puedo escribir sobre ella es que me ha generado una profunda reacción. Me estoy convirtiendo en una mona reaccionaria. Quienes me conocéis sabéis de mi pésimo acierto a la hora de elegir película y mi debilidad por el género de la comedia. Pues bien, ¿Tenía que ser é? es un triunfo más que alimenta mi fama pues tiene bastante poco de comedia y ninguna gracia, a no ser que os riáis cuando los personajes dicen “joder” muchas veces y os divierta el humor escatológico. También he insistido machaconamente en que toda obra tiene una dimensión política, lo quieran o no sus autores. Y es precisamente la dimensión política de ¿Tenía que ser él? la que me ha horrorizado. Es una película profundamente conservadora. El personaje interpretado por Bryan Cranston recuerda a George Bush, ¡padre! Además es jodidadamente machista (por utilizar su mismo lenguaje). Uno se pregunta qué queda de aquellas comedias de Preston Sturges, de Frank Capra o de Howard Hawks en donde la lucha de sexos era uno de los motores que hacían avanzar las historias. Nada, no queda nada. 

Parece que progresamos, pero últimamente han aparecido unas cuantas producciones, catalogadas como comedias para más INRI, que me trasladan siglos atrás. Películas como Los padres de ella, Ocho apellidos vascos y la que nos ocupa ¿Tenía que ser él? Y esta mona se pregunta: ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo vamos a tener que soportar la misma historia del padre que teme perder a su hija porque no se casa con el adecuado?, ¿en serio?, ¿en pleno Siglo XXI? Todo es susceptible de ser trasladado a historia, incluso en forma de comedia, lo que irrita es en dónde se pone el acento. Que creadores nuevos y jóvenes se equivoquen en la acentuación de este tipo de historias y que sean directores veteranos como Diego Galán, con la impagable Con la pata quebrada, quienes nos muestren los horrores que el machismo ha causado a nuestras sociedades deberían llevar a alguna reflexión a creadores y productores más jóvenes y a la ola de neoconservadurismo del más rancio que azota el panorama cinematográfico occidental. Hala, ya lo he escrito. 

Lo malo es que, ¡qué bien lo hacen los condenados! ¿Sabéis lo sabrosa que puede llegar a ser la comida basura, no? Estoy escribiendo sobre grandísimos éxitos de taquilla nacional e internacional. La gente se ríe con chistes al nivel de caca, culo, pedo, pis, se va con una sonrisa a casa y se traga un truño ideológico de lo más casposo y peligroso para todos los públicos. Y luego nos preguntamos cómo es posible que la gente vote a nuestros gobernantes. Vale, igual la relación no es tan directa, pero este tipo de películas ayudan a que esto suceda. Y esta mona se rebela contra este fenómeno. Y para esto sirve escribir sobre películas malas: para denunciarlas.



Saciada ya mi rabia, una de las cosas positivas de ¿Tenía que ser él? es que rescatan casi del olvido a The Kiss. La primera persona que me habló de este mítico grupo fue mi amigo Sergio, más conocido en el entorno escolar como López, quien, con tan sólo 7 años, era un gran fan y decoraba las paredes de su habitación con posters de la banda. Yo, pues claro, flipaba, y copiaba en las páginas de mis cuadernos la peculiar tipografía que aparecía en la portada de sus discos imaginando que pintaba graffitis en las paredes. La foto de mi perfil me la tomé con Sergio, o sea, López, quien me convenció para que nos disfrazáramos de maricas para el carnaval del colegio. Aún no sabía lo que era un marica, así que simplemente me travestí, intentando seguirle el rollo a López, que hoy es un respetable ingeniero agrónomo con una preciosa familia, una vida ordenada y que por fin ha conseguido que le llamemos Sergio. Por mi lado, yo, yo…, ejem; y The Kiss ha acabado arrastrándose en películas casposas con moraleja neomachista en la que tocan el banjo y cantan villancicos. Al menos nos queda el recuerdo de lo que prometíamos y, por supuesto, las canciones.






Ah, y la puntuación para ¿Tenía que ser él? es de ni 

domingo, 8 de enero de 2017

¿QUIÉN CON FUEGO? (MONA JACINTA)

 He participado con Carlos Ollo  en la experiencia de un libro de relatos conjunto, Oskarbi 21, y su relato fue uno de mis favoritos. Por lo tanto tenía curiosidad por leer su novela policíaca publicada en 2015 en la colección Cosecha roja de Erein. He disfrutado mucho. El autor tiene una forma de escribir clara, limpia, nada farragosa, te deslizas por las páginas sin sentir. Y quieres saber más, te cuesta dejarla. Los protagonistas son unos policías padre e hija, lo que resulta original y le da ocasión de dibujar su entorno, su pasado y  su personalidad mediante la acción del día a día.
El crimen de un anciano en el Valle de Ollo es el caso que deberán resolver. Un caso más complicado de lo que parece porque tiene sus raíces en el pasado, en la Guerra Civil y en viejos rencores. También me ha gustado la descripción de la vida de los pastores vascos en Estados Unidos. No añadiré más para no hacer spoilers, pero en un momento dado he pensado que le había pillado al autor y el autor me ha dado en los morros. Bien hecho, Carlos Ollo.

martes, 3 de enero de 2017

ATAUD CERRADO (MONA JACINTA)

Después de leer Patria de Fernando Aranburu, decidí que necesitaba de forma urgente una dosis alta de frivolidad y me lancé al nuevo caso de Poirot. Seguramente  a muchos os parecerá absurdo dedicarse a escribir nuevas novelas al estilo de Agatha Christie (como si no hubiera escrito bastantes la mujer), pero yo disfrute mucho con La Rubia de ojos negros de Benjamin Black y pensé que podía rememorar mis primeros contactos con el género negro y criminal. Además, tengo que confesar que yo misma intenté escribir un relato de Miss Marple hace unos años por pura diversión. La anciana iba a un balneario invitada por su sobrino Raymond y debía descubrir al asesino de una mujer rica y antipática. No lo terminé, pero lo pasé muy bien y se perdió en una de esas muertes de ordenador ("la próxima vez haré copia de seguridad cada día", conocéis ese falso propósito, ¿verdad?). Tengo que decir que, después de haber leído Ataud cerrado, siento mucho no haberlo acabado y que la familia Christie no me conozca, porque vaya bodrio ha escrito Sophie Hannah. No basta con que Poirot hable de las pequeñas células grises, que haya una especie de capitán Hastings con otro nombre o que el crimen se de en una mansión de la campiña. El crimen es absurdo, los personajes totalmente increíbles y antipáticos, la solución tramposa. Vamos, que lo he acabado solo para poder aconsejaros que ni os acerquéis a este producto diabólico.

Comments system

Disqus Shortname