viernes, 31 de agosto de 2018

OS MACACOS EM PORTUGAL II (MONA JACINTA)

Nuestro segundo día en Portimao decidimos hacer turismo elegante e ir a una playa donde se alquilaban kajacs para ir a una gruta preciosa. No es que yo tenga gran confianza en mis capacidades remeras, pero el resto de la expedición se vino arriba y allí nos fuimos. Algo deberíamos haber sospechado al ver coches aparcados a un kilómetro de la playa y, más aún, al llegar y ver un semáforo en rojo en la propia arena.
Abochinched beach
En efecto, no quedaban plazas de barco, de kajac ni de patera; el agua estaba llena de algas y perdí un anillo de oro de mas de cien años que llevaba puesto y que se cayó al agua por primera (y última) vez mi vida. ¿Sería el karma? ¿Fuimos Herodes en una anterior reencarnación? A punto de abandonar el Algarve entre maldiciones volvimos a nuestro pequeño horno en Portimao. Pero los valientes no se rinden tan fácil. Dispuestas a darle la vuelta a la situación, Mona-Da y yo fuimos a darnos un masaje y a preparar un plan para el día siguiente.La victoria es de los que perseveran (si no lo dijo Confucio, seguro que lo pensó).

Efectivamente, Confucio tenía razón. Al día siguiente fuimos a Belixe, a una cala estupenda de aguas cristalinas (y heladas), con sus cuevas y muy poquita gente. Quizás el motivo es que había que bajar un montón de escaleras (y después subirlas, claro).
Belixe

Puerta portuguesa
Colores de verano
A partir de ahí ya cambió nuestra suerte. Encontramos la parte bonita de Portimao en la que hice una colección fotos "puertas de Portugal", visitamos Faro, que nos gustó mucho, aunque no supieron darnos noticias de María la portuguesa y acabamos las vacaciones felices como perdices. Eso sí, si queréis ir al Algarve, evitad agosto, es mala época.Palabra de mona.
Os macacos sao felizes
Faro
Puerta portuguesa II

jueves, 30 de agosto de 2018

OS MACACOS EM PORTUGAL (MONA JACINTA)

Este verano las monas apenas hemos pisado el niu, o mejor dicho, hemos anidado en muchos sitios. Para empezar Pseudomona y yo fuimos a Suiza, después se nos añadió Mona-da para ir a Portugal y eso os voy a contar aquí.
Ahora está de moda despotricar del turismo: que si inundan las ciudades, que si provocan las subidas de los alquileres, que si llevan sandalias con calcetines... Pero, ay, amigos, cuando nos toca del otro lado...
Vista desde nuestro apartamento

Allí estábamos, en pleno mes de agosto, en el Algarve, con otros tres o cuatro millones de turistas. para empezar, el Algarve está condenadamente lejos. Quizá no si eres de Ayamonte, pero de Donostia una jartá. Hicimos noche en Madrid y el sábado tardamos ocho horas en llegar a Portimao, la Gandía del Atlántico, como la llama mi cuñada. Y así es.Una cosa debemos advertiros: el sistema de autopistas portuguesas es enemigo del turista. Consiste en una trampa mortal. No hay peajes, ni tiques. En algunos lugares ocultos puedes vincular la tarjeta de crédito a la red de autopistas, pero no en el camino al Algarve. Ahí has de comprar una especie de "rasca y gana", luego envías el número que te sale por SMS con la matrícula del coche y por la autopista te van descontando. Vamos, que has de ir echando cuentas por el camino "¿cuánto ponía ahí? ¿1,30? me quedan 8,70" muy práctico. Por si fuera poco, es muy difícil  comprar las dichosas tarjetas, tuvimos que ir a cinco gasolineras para conseguirla. Debe ser un astuto plan del gobierno para sanear la economía portuguesa a base de multas.
Portimao debió ser bonito hace años, pero la especulación lo llenó de mamotretos para que los ocupe gente como nosotros.
Cigueñas anidando frente a casa
Nuestro apartamento era pequeñito pero bastante cuquis y se veía el mar desde las ventanas. La primera noche estábamos muertos-matados y, después de un paseo y una cena, nos retiramos a nuestros aposentos. Fue doloroso comprobar que el aire acondicionado no funcionaba y aquello era un horno. Abrimos todas las ventanas y, si bien refrescó un poco, fue como dormir en la M-30. ¡Qué tráfico nocturno tiene Portimao!

Al día siguiente, hartos de coche, decidimos quedarnos en la playa del pueblo. Igual que otros 500 000. Como auténtica familia pantxineta, perrtrechados con sombrillas y sillas nos dirigimos a nuestro destino.
Museo de la Sardinha
Eso sí, la playa está ordenada: zona de sombrillas, cuerda, zona de no sombrillas. Son costumbres...

Después de unos bocatas, una siesta y y una ducha reparadora, nos fuimos al Museo de la Sardinha que, contra lo que pueda parecer, era muy bonito e intersante. Cenamos por ahí, visitamos la Feria del Libro y nos acostamos más reconciliados con el mundo. Bueno, excepto Mona-Da que perdió sus gafas de sol graduadas en la mar océana. ¿Por qué se baña con gafas? También son naturalezas.
(Continuará)
Me contrataron en el museo
Interior del museo

martes, 28 de agosto de 2018

EL HACEDOR DE TITULARES (MONA JACINTA)

Conocí a Álex Oviedo Y Elena Sierra en la VI edición de Bruma negra que tuvo lugar en Plentzia el pasado mes de julio. Participaban en la mesa Fronteras negras, donde todos los autores tenían protagonistas "especiales", no eran policías o detectives corrientes, había abogados, un policía de finales de 1800 y, en el caso de El hacedor de titulares (¡me encanta el título!) una pareja de periodistas. Digo pareja porque son dos: Alberto Pilares y Erika Doval, pero ni son pareja ni trabajan en el mismo medio. Y no, no hay una tensión sexual sin resolver. Son amigos y colaboran en un trabajo que se aparta de sus quehaceres habituales. Ellos trabajan en la sección de cultura, pero la repentina muerte de Gumersindo Gutiérrez, un novelista de éxito,  les coloca en una linea de investigación que va a descubrir muchas cosas.
La trama es interesante, las peripecias que requiere vivir hoy del periodismo están muy bien reflejadas y aparecen casos de corrupción que recuerdan historias conocidas. La novela es ágil, divertida y se lee de un tirón. Buena lectura para este fin de vacaciones que nos pone un poco mustios.

martes, 7 de agosto de 2018

LOS AÑOS LIGEROS (MONA JACINTA)


¡Por fin! He encontrado la novela del verano. Y no es negra. Esta ha sido de churro, de esas del Círculo de lectores cuando no sabes qué elegir. Luego, por supuesto, he sabido que esta escritora es famosísima, que es la madrastra de Martin Amis ( qué asco de familia, de verdad…), y que este es el primero de una saga de cinco libros. La acción se desarrolla en Inglaterra en los veranos de 1937 y 1938. Un familia rica, los Cazalet, tienen por costumbre reunirse en la finca de los abuelos durante las vacaciones: los tres hijos, sus respectivas familias (la hija vive habitualmente con los padres) y el numeroso servicio. Vamos, una cosa en plan Downton Abbey. Pero no es una novela de amor y lujo (contra las que no tengo nada en contra, que conste). Son los años previos a la guerra de una familia que recuerda la anterior. Refleja muy bien la situación desde diferentes puntos de vista: el patriarca; los hijos de diferentes edades y situaciones; las mujeres, con tan poco poder de decisión; los niños y sus diferentes temperamentos…
Os aseguro que es una gozada, estaba deseando irme a la cama a leer, es de esas que dices. “venga, solo un capítulo más…” Imprescindible para este verano.



sábado, 4 de agosto de 2018

LLENOS DE VIDA (MONA JACINTA)

Dirección: Agnès Jaoui
Intérpretes: Agnès Jaoui,  Jean-Pierre Bacri,  Léa Drucker,  Kévin Azaïs,  Nina Meurisse, Sarah Suco,  Héléna Noguerra,  Miglen Mirtchev,  Frédéric Pierrot,  Eric Viellard, Olivier Broche

Cuando veo que estrenan una película de Agnès Jaoui, me apresuro al cine.No es que haya visto muechas, pero siempre me han gustado. ¿Recordáis Para todos los gustos? Es una de mis pelis favoritas del mundo mundial. Y si, además, Jean-Pierre Bacri es el protagonista, ya empiezo a salivar.
Sabéis que soy una mona afrancesada (y chic, por supuesto) y adoro estas pelis en las que están venga a hablar. En esta ocasión, Castro (Bacri) es un famoso presentador de televisión (tipo Risto Mejide)que empieza a estar de capa caída en todos los ámbitos de su vida y se resiste a envejecer como gato panza arriba. Acude a una fiesta organizada por su productora que, además, es la hermana de su exmujer con la que también coincide (Jaoui). Las historias, rencores  y amores de los invitados se van entremezclando con situaciones trágicas y cómicas. Hay varios personajes secundarios (como la camarera) absolutamente maravillosos. Muy buena opción de cartelera.

Comments system

Disqus Shortname