miércoles, 22 de mayo de 2019

El CARTEL (MONA JACINTA)

De verdad, no entiendo a veces cómo soy tan torpe y tardo años en leer novelas tan buenas como las de Don Winslow. Ahora ya no puedo vivir sin leer La frontera, que es la tercera parte de la trilogía dedicada al narco en México y Estados Unidos.
He dicho leer, pero esta también la he "oído" en audiolibro en mis paseos por el río, viajes en bus o en tren. Son novelas un poco desoladoras, parece que luchar contra el tráfico y la corrupción  (tanto en México como en Estados Unidos) es como intentar vaciar el mar con un dedal. La vida no vale nada, las historias truculentas se suceden, pero no se hace nunca repetitivo o tedioso. El pobre Arthur Keller va de mal en peor, no sé qué más le puede pasar en La frontera. Eso sí, os advierto, es como Juego de tronos, mejor no os encariñáis con ningún personaje.

lunes, 20 de mayo de 2019

LOS MUERTOS NO COMEN YOGURES (MONA JACINTA)

Vi en las redes que Ricardo Bosque estaba leyendo este libro y pensé "es imprescindible que lea una novela con un título tan bonito". Lo de los títulos y las portadas parece una tontería, pero es muy importante, es lo que nos hace acercarnos a un libro desconocido. Y hay editoriales que parecen enemigas de los autores y autores que parecen enemigos de sus novelas. No es el caso de Txemi Parra. No conocía de nada al autor, que resulta ser un conocido guionista, hace monólogos y tiene varias novelas (una vez más, lo qué ignoro, madre mía). En esta dos personajes fantásticos 
--Pier Luigi Zunzunegui y Walter Porfirio Cortés-- intentan desentrañar un misterio durante un crudo invierno en Madrid. Pier Luigi es un personaje casi tan desgraciado como el protagonista de las novelas de Eduardo Mendoza y el autor consigue esa combinación tan difícil de intriga y humor. Espero que haya más entregas con estos personajes. Para pasar un buen rato.

martes, 14 de mayo de 2019

CARRETERA DE PLATA (MONA JACINTA)

Leí esta novela por la reseña de Leer sin prisa (bloquera excelente donde las haya). Es una novela negra nórdica, pero no es OTRA novela nórdica. Esta, aunque se desarrolla en verano, es muy oscura, muy terrible y desesperanzada. No todos los interiores suecos son confortables, con muebles de Ikea y olor a café y bollos de canela (sea eso lo que sea). Aquí hay un padre desesperado buscando a una hija desparecida tres años atrás, familias extrañas y el día perpetuo se convierte en una maldición. La búsqueda incesante, más allá de la cordura, por la carretera de plata revela otros mundos, otros problemas, otras desapariciones. Muy buena, para reconciliarse con los nórdicos.

domingo, 12 de mayo de 2019

HACIA LA BELLEZA (MONA JACINTA)

Me gusta David Foenkinos, pero siempre estoy esperando que me guste más. Me pasó con La biblioteca de los libros rechazados y también me ha pasado con Hacia la belleza, le falta un puntito para ser excelente. Tendré que leer La delicadeza, de la que todo el mundo habla maravillas para ver si me acaba de emocionar. Hacia la belleza arranca con la historia de un prestigioso profesor de arte que lo deja todo y se va a trabajar de vigilante de sala al museo de Orsay, donde pasa horas sentado frente a un retrato de Jeanne Hébuterne de Modigliani. La decisión del hombre resulta incomprensible para todos, pero otras historias que se van revelando, se cruzan y entrelazan hasta que todo cobra sentido. Sencilla, breve y bonita, pero le falta algo para ser redonda.

miércoles, 8 de mayo de 2019

EL ÚLTIMO BARCO (MONA JACINTA)

¡Por fin! Lo que le ha costado a este hombre escribir esta novela. No sé qué le ha pasado, si ha tenido gemelos, se ha dedicado a la poesía o ha sufrido una crisis existencial, pero los lectores de su obra estábamos impacientes porque Leo Caldas y Rafael Estevez volvieran a nuestras vidas. Y no nos ha decepcionado, la novela se ve, se siente y se huele tan bien como las anteriores. Es como si hubiera estado en la casa de Mónica Andrade en Tirán, hubiera ido a la Escuela de Artes y Oficios y hubiera probado el vino que hace el padre de Leo. Estaba en Egipto, pero sentía el orballo en la cara. En esta ocasión se trata de la desaparición de una mujer, hija de un famoso cirujano, que somete a Leo y su equipo a muchas presiones. No os la podéis perder de ninguna manera.

domingo, 5 de mayo de 2019

MONAS FARÓNICAS V (MONA JACINTA)

Esta va a ser la última entrada porque tampoco soy Marco Polo y sé que os empezáis a hartar de Egipto. La primera impresión de El Cairo es ruidosa, gris, fea y hostil. Todo está "escarallado" que diría Leo Caldas, roto o a medio construir.
Parece una ciudad después
de un bombardeo
Al final tengo una impresión extraña de la ciudad. No sé si me gustó o no. Es interesante y digna de ver, pero es pobre, sucia y descuidada. Por ejemplo, el Museo de Arte Egipcio es una maravilla, hay tantos tesoros que te llevaría un mes verlo bien, pero está desordenado, con cajas por medio, pintan algunas salas echando un plástico cutre sobre las estatuas... pero luego ves los tesoros de la tumba de Tutankamón( cómo tuvo que alucinar Carter!), al escriba mirándote fijamente con ese aspecto tan real, y vas consultando guías y libros perdido ante tanta maravilla. Están construyendo otro museo cerca de las pirámides, pero como no se den prisa van a transportar escombros.
Librería peculiar

Curioseamos por el mercado de Jalili (Pseudomona le llamaba Kinkalla) y después de quitarnos de encima a cientos de pesados, encontramos el callejón Midaq, el del libro de Naguib Mahfuz. Entré en una mezquita de las de culto, no de las monumentales para ver qué tal era. La zona de las mujeres era como un club social, había niñas haciendo los deberes, chicas hablando por el móvil, mujeres leyendo el Corán, otras charlando. Daba muy buen rollo, la verdad, muy poco sagrado.
El escriba

En general, los egipcios me han parecido muy marrulleros: aparte del consabido agobio al turista, se pasan el día discutiendo entre ellos, me daban una sensación de poca eficacia (siempre hay cinco personas para vender un peine).
La mona es sagrada

Nuestra vida mejoró mucho cuando conocimos a Mustapha, nuestro taxista de cabecera, nos llevó sanos y salvos por todo El Cairo, nos esperaba, volvía a buscarnos. Su taxi era una tartana, ponía todo el rato unas músicas o rezos un poco soporíferas, pero era súper amable y hacía grandes esfuerzos para comunicarse con nosotros, aunque creo que nuestras conversaciones eran un poco "¿de dónde vienes? manzanas traigo". 
En la parte de atrás del barrio copto paseamos por uno de los barrios más pobres que hemos visto.
Paisana con fardo
Niños rebuscando en las basuras, sucios, con la cara llena de mocos y una sensación de miseria terrible.

El último día visitamos la Ciudadela que tiene unas vistas preciosas de la ciudad. Después, Pseudomona se empeñó en comprar la tapa de unas cajas de papiro que utilizan para transportar cosas, flores etc.. Lo que en catalán denominamos una "andrómina". Le hizo un dibujo al pobre Mustapha que alucinaba pensando "están locos estos turistas..." Hubo un gran esfuerzo por ambas partes: Pseudomona hizo como un jeroglífico, comenzó dibujando el papiro planta, luego la caja y por fin la tapa. Mustapha nos llevaba a floristerías y sitios donde pudieran venderla, pero no lo conseguimos (gracias a Alá).
Lo único bonito
de nuestro hotel

Tengo que reconocer que Pseudomona está dotado para el mundo árabe: se ha aprendido los números, domina el jeroglífico y ha progresado mucho en pronunciación. Dice lalalalalalala como nadie. Alá me ha bendecido con un marido sabio. 
Cogí unos panfletillos en una mezquita de "Introducción al Islam" y "Significado del hiyab" (estaban en un montón de idiomas) que no contribuyeron a mejorar mi comprensión del mundo islámico.
En nuestro hotel había bastantes huéspedes de Emiratos Árabes y Arabia Saudí. La mayoría de mujeres llevaban niqab.
Vista desde
la Ciudadela
Yo moría por ver cómo desayunaban con semejante atuendo. No es práctico, meten la cuchara por debajo de la cortinilla. Un pringue, ya te digo. Por la calle también se ven bastantes mujeres que lo usan, otras llevan el hiyab y otras van a la occidental, con minifaldas y maquilladas (serán coptas...)

Vamos a organizar otro viaje, esta vez en faluca por el Nilo y con estancia de un mes en el Museo de Arte Egipcio. Os recomiendo mucho el viaje, con todas sus cosas, es un país de


viernes, 3 de mayo de 2019

MONAS FARAÓNICAS IV (MONA JACINTA)

Nuestra siguiente visita fue a los templos de Karnak y Luxor. Según nos contaron, Karnak era un estado dentro de Egipto gobernado por los sacerdotes. Incluso el faraón debía ser invitado para asistir. La verdad es que es impresionante. Participaron en su construcción muchos faraones.
Karnak
Entre obras, reformas y ampliaciones la construcción duró 2000 años. También os digo que las tres de la tarde no es buena hora para la visita, pero así son las cosas en un viaje organizado. De allí fuimos al templo de Luxor, donde conviven diversos estilos según los faraones que construyeron, además de una mezquita del siglo X y una iglesia copta.
Karnak
Agotados, llegamos al 












aeropuerto donde nos informaron que nuestro vuelo se retrasaba noventa minutos. El mundo de los aviones esta en nuestra contra. Llegamos tardísmo al hotel Sheraton que es inmenso (farónico, diría yo)lujoso y feo. Está bastante céntrico, aunque el concepto paseo en El Cairo es un oxímoron. Digamos que se trata de una huida a muerte. Los coches van a por ti, los esquivas con gran riesgo para tu vida. Los semáforos están de adorno, les parecen una cosa que aconseja pero no obliga.
Luxor
Luxor






















Después de dormir un rato, fuimos al valle de Giza a ver las pirámides. Me enteré de que Keops, Kefrén y Micerinos eran abuelo, padre e hijo. Las pirámides van decreciendo de tamaño.  

Hay varias teorías: falta de presupuesto, Micerinos era enano o (mi favorita) que hubo una alineación de planetas en esa época que mostraba dos grandes blancos y uno pequeño rojo. Las pirámides de Keops y Kefrén estaban recubiertas de piedra caliza blanca y la de Micerinos es de granito. No sé si es cierto, pero es bonito.
Primera vista de
El Cairo
Keops, Kefrén y Micerinos
Entramos en la de Kefrén que es un poco agobiante y luego fuimos a ver la Esfinge, a la que respondimos rápidamente "el hombre" antes de que preguntara. Pseudomona quería responder "la vaca", pero yo no le dejé y salvamos la vida. Después visitamos una horripenda fábrica de papiro y a partir de ahí, abandonamos al grupo y empezamos nuestro viaje en solitario.
La Esfinge rabiosa
por su derrota


Pseudomona mimetizado
con el ambiente
















jueves, 2 de mayo de 2019

MONAS FARAÓNICAS III (MONA JACINTA)

Hay innumerables formas de hacer el turista. Una es que te lleven de paseo en calesa por las calles de Luxor mientras los niños de los barrios pobres te saludan y vas como la reina de Inglaterra devolviendo saludos desde la carroza. Hay vez que resulta imposible ser turista y mantener la dignidad. Atravesamos mercados, calles con carnicerías halal, tiendas de especias y de chilabas fashion. Hubiera sido bonito hacer el recorrido a pie. Luego nos llevaron al bazar "Ali Babá y el guiri" donde acabé comprando unas especias a precio de oro. Todo esto os lo cuento para que os deis cuenta de que no todo en mi viaje fue lujo y glamur, que hay peajes que pagar por ver sitios guays.
Coloso de Memnóm

Al día siguiente, al alba para no perder la costumbre, salimos para ir a la excursión del Valle de los Reyes. Por el camino paramos a ver los colosos de Memnon, a los que bautizaron así los griegos. Dicen que uno de ellos cantaba o lloraba al amanecer llamando a su madre, Eos (la diosa de la aurora). Ella respondía a su llamada llorando, que es el rocío que queda en la tierra. Me pareció una leyenda bonita. Por lo visto luego repararon las grietas que tenía la estatua por las que se colaba el viento produciendo sonidos y se acabaron los cánticos. Luego fuimos al templo de Toth que contiene unas pinturas de colores muy bien conservadas y de ahí al Valle de los Reyes. Es un lugar fascinante. Tumbas excavadas en un paisaje lunar.
Templo de Toth
A la vuelta, Osama nos hizo parar en el taller de unos artesanos que fabrican y venden objetos de alabastro, basalto, escayola y granito. Todos horrendos sin excepción. No pensaba comprar nada y me dediqué a dar vueltas curioseando. Nos ofrecieron té porque, según dicen, la hospitalidad árabe es sagrada. En una mesita baja un enano ofrecía los vasitos de té. Me tomé uno por agradar sin saber que el enano era un ser maligno que me iba a perseguir por toda la tienda pidiendo propina mientras yo intentaba zafarme mirando atentamente los escarabajos de basalto, como si me fuera a comprar media docena. Por fin, decidí huir de la tienda. Otro de los innumerables parientes me abordó para hacerme un "regalo" un pedrolo sin tallar y un miniobelisco de alabastro. Ingenuamente, acepté el regalo y acto seguido me pidió propina.
Camino al Valle de los Reyes
Por acabar de sufrir le di unas monedas. En ese momento, el enano salio de detrás de unos matorrales y dijo "Me too!!!" Acorralada por las fuerzas del mal, tuve que rendirme y darle un euro. Entonces se puso farruco y dijo que dos. Ahí ya me empoderé y le dije que ni hablar. Abusón.

Templo de Toth

martes, 30 de abril de 2019

MONAS FARAÓNICAS II

Un ratito de relax
Después de un inicio tan accidentado decidí que me merecía un masaje a bordo. El masajista se llamaba Hassan y nuestra comunicación fue un tanto peculiar porque sus conocimientos de inglés eran parecidos a los míos de árabe. Solo decía "¿good?" "¿Pain?" "¡Relax1". El masaje estuvo bien porque a mí siempre me gustan los masajes, pero creo que la técnica era muy personal suya, bueno, para ser precisos, de su maestro y mentor John Michael, que fue capitán del barco y súper buena persona. Le enseño todo lo que sabe y supervisó durante un mes cada masaje: "Hassan, no good" o "Hassan, very good" según fuera la cosa. Espero que las prácticas fueran con la tripulación, se llega a añadir John Michael a mi masaje y me voy. La verdad es que esto es lo que supongo que me contó, igual me hablaba de las crecidas del Nilo.
Edfú
Me hizo hacer un poco de gimnasia y en un momento me flexionó la rodilla derecha (que tengo mal) y di un grito. Por poco se echa a llorar. ¡Oh, madam, Hassn very bad, no good, sorry, sorry". Casi podía sentir el espíritu de John Michael flotando sobre nosotros.
Edfú
Tuve que mover alegremente la pierna y jurarle que no le guardaba rencor.
Nuestra siguiente visita fue al templo de Edfú, de la dinastía Ptolomea que tardó más de cien años en construirse. Está muy bien conservado y nuestro guía, Osama, nos hizo una visita muy detallada, contando muchas cosas de historia y mitología. Entró un grupo con turbantes blancos que pensé que habían sido presa fácil para un vendedor de turbantes, pero no, eran un grupo de místicos que luego se pusieron a entonar mantras con los ojos cerrados y las manos en los muros, absorbiendo la energía de Osiris o algo. Celebré mucho haber contratado tour laico.

lunes, 29 de abril de 2019

MONAS FARAÓNICAS I (MONA JACINTA)

Como somos unas monas de edad avanzada (me refiero a Pseudomona y a mí misma, que Mona-da es un pimpollo)decidimos que nos merecíamos un viaje guay y hemos estado en Egipto. La cosa no empezó muy bien, probablemente porque no me encomendé a Alá, el misercordioso, el compasivo. Nos dijeron que estuviéramos en el aeropuerto tres horas antes de la salida del vuelo, por si había problemas con la seguridad. Nosotros, puntuales como clavos, allí estábamos a las once en punto. Pues nos podíamos haber ido a la pelu o de procesión porque al poco de llegar nos comunicaron que el vuelo salía a las nueve de la noche. Nos llevaron a un cutre hotel del aeropuesrto donde nos ofrecieron un menú como de comedor escolar: macarrones y filete y luego acampamos por los sofás hasta las siete de la tarde en que vinieron a buscarnos. El vuelo se retrasó otra hora más, total, para qué vamos a precipitarnos. La muestra humana que componíamos el grupo llevábamos nuestros sombreros de paja (ya sabéis que hacen de mal guardar en las maletas) pese a que en Madrid llovía a cántaros y hacía un frío pelón. Toda situación es susceptible de empeorar, embarcamos en el peor avión en el que he volado jamás: los asientos estaban pegados, no había sitio para las piernas, olía mal, estaba abarrotado y la comida era repugnante. Para colmo, a las dos  de la mañana a un señor le dio un soponcio y empezaron a gritar "any doctor in bord" "any nurse in bord". Por suerte, aunque ofrecí mis servicios, no fueron necesarios y el señor se recuperó.
Abu-Simbel
Llegamos a las cuatro de la mañana a Asuán y, sin pasar por la casilla de salida, nos montaron en un autobús rumbo a Abu-Simbel a tres horas de viaje.
Apréciese el equipo tan
inapropiado para el desierto
Todo el pasaje entró en coma y nos despertamos en las ruinas del templo, que es impresionante. Ramsés II no era un hombre modesto. Hacía un calor terrible y, aunque ya os he dicho que llevaba el sommbrero, también lucía un bonito jersey verde, muy abrigadito y además se me quemó el cogote. De allí nos llevaron a ver la presa de Asuán (obra de ingeniería 10, interés turístico 0) y a la isla de Agilika a ver el templo de Philae,dedicado a Isis, un lugar encantador y tranquilo.

Agilika

Templo de Philae


Luego, por fin, llegamos a nuestro barco, el Salima. Es un barco precioso, pequeño, como para treinta personas. Los camarotes tienen grandes ventanas  desde las que ves el Nilo y hay una cubierta con hamacas y piscina. Después del viaje del infierno, estuve a punto de convertirme al Islam para mostrar mi agradecimiento.
Nuestro camarero
se expresa


Vista desde el camarote

UNA NOVELA DE BARRIO (MONA JACINTA)

Descubrí muy tarde a González Ledesma y no he leído muchas novelas, pero siempre me gusta. Su inspector Méndez, las calles de Barcelona, ese punto triste y un poco cutre que puede recordar a Vázquez Montalbán...
En Una novela de barrio, la ciudad ya no es la misma en la que el inspector se movía a sus anchas. Las prostitutas envejecen y los barrios cambian afectados por la especulación y el turismo. El policía se enfrenta a un caso con raíces muchos años atrás. En un atraco murió un niño y uno de los atracadores aparece muerto y el otro teme ser el siguiente, imaginando que el padre del niño asesinado busca venganza.
Méndez trabaja por libre, como siempre, más de acuerdo con su propia ética que con la ley.
Buena novela, aunque triste ( a lo mejor soy yo, últimamente todo me parece triste).

miércoles, 17 de abril de 2019

LA PROFESORA DE PARVULARIO (MONA JACINTA)

Dirección: Sara Colangelo
Intérpretes: Maggie Gyllenhaal,  Parker Sevak,  Rosa Salazar,  Anna Barynishikov, Michael Chernus,  Gael García Bernal,  Anna Baryshnikov,  Ajay Naidu,  Daisy Tahan, Haley Murphy,  Sam Jules,  Samrat Chakrabarti,  Douglas Taurel,  Carson Grant, Aamira Martinez,  Stefaniya Makarova,  Nikhil Melnechuk

Esta película es un remake de una película israelí (nunca acabo de entender esto de los remakes...). Bueno, yo no había oído hablar de la original y, si no me la hubiera recomendado una amiga, no habría ido a ver esta. Mal hecho, es una buena película que posiblemente pasará desapercibida en la cartelera. Lisa es una mujer de mediana edad, casada, madre de dos hijos y profesora de preescolar. Acude a una clases de poesía, sin destacar pese a lo mucho que le interesa el tema. Un día descubre que uno de sus alumnos tiene un don extraordinario para componer poemas y decide hacer cuanto esté en su mano para apoyarle. Maggie Gyllenhaal está maravillosa en el papel de mujer que intenta trascender a través del niño superdotado y la película es muy buena aunque a mí me resultó muy triste ( a mis acompañantes, no. Quizás tenía yo día melancólico...)

jueves, 11 de abril de 2019

LA TIERRA DE LOS ABETOS PUNTIAGUDOS (MONA JACINTA)

Hace poco tuve la suerte de presentar Muerte entre las estrellas en la librería La madriguera de papel en Toledo. Inés, mi anfitriona toledana, lleva un club de lectura de escritoras del siglo XIX en esa librería. Me dio mucha envidia su club y decidí comprarme la siguiente novela que iban a leer: La tierra de los abetos puntiagudos. La autora es Sarah Orne Jewett (1849-1909), una autora americana de la que no había oído hablar (otro minipunto para mi incultura). La tierra de los abetos puntiagudos (me encanta el título)es una novela breve y deliciosa.
Una joven escritora llega a un pueblo de la costa a pasar el verano tranquila para dedicarse a escribir. Alquila una habitación a la señora Todd, una experta en hierbas medicinales que recolecta y con las que prepara toda clase de remedios. No hay una gran historia en esta novela, simplemente vemos la vida en un pueblo de esas características en esa época. El trabajo, la amistad,la naturaleza,  la soledad y las celebraciones forman un mosaico con gran protagonismo de los personajes femeninos. Un pequeño gran libro.

martes, 9 de abril de 2019

EN EL ARROZAL (MONA JACINTA)

Esta es una novela breve, "un cuento de Navidad" de Marchesa Colombi (1840-1920), escrito con un tono sencillo, realmente como de cuento, pero que narra una historia durísima sobre las condiciones de vida y trabajo de las campesinas italianas del siglo XIX. Sin hacer aspavientos, la autora nos muestra las desgracias que se suceden en la vida de Nanna, su protagonista, que añade a la pobreza la condición femenina que la obliga a considerar el matrimonio como único objetivo en la vida. De lectura fácil y rápida, da lugar a la reflexión. Pequeño pero bonito.

viernes, 5 de abril de 2019

CENICIENTA EN LLAMAS (MONA JACINTA)

Tenía curiosidad por leer este libro de un compa de editorial. Además, Sebastià Benassar me habló muy bien de la novela y es un hombre con criterio. La acción se desarrolla en Valencia, en esos años del pelotazo. Tiene una estructura complicada, con un montón de personajes y con varias historias que se relacionan y confluyen. Una detective investiga a algunos personajes 
relacionados con las tramas corruptas. Parte de la historia gira en torno a un canal privado de televisión que emite a diario un culebrón, Vora mar. Actores y actrices, guionistas, limpiadoras, maquilladoras, técnicos y por encima de todo Toni Balaguer, un malo malísimo con el que casi comparto apellido. Pese a la cantidad de tramas y subtramas, Jordi Juan no se pierde en ningún momento y consigue atrapar al lector y no soltarlo ni un minuto. Una excelente novela.


EL CASO HARTUNG (MONA JACINTA)

Otro audiolibro de mis paseos cardiosaludables y mis viajes en tren. Esta es la clásica novela nórdica de psicópatas. Si no os gusta el género, huid como de la peste, pero ya sabéis que yo soy amiga del psicópata y, de vez en cuando, me gustan unos pocos crímenes en serie entre la nieve. Si además, el asesino va dejando hombrecillos de castañas junto a las víctimas, me emociono. El autor es el guionista  de The killing, una serie que está bastante bien. No todos los best-sellers de psicópatas nórdicos son iguales. Este está bien escrito y, aunque no resulta muy original, funciona muy bien y te hace pasar un rato terrorífico-agradable. 

Comments system

Disqus Shortname