martes, 30 de julio de 2019

NO DIGAS NADA (MONA JACINTA)

Ya sabéis de mi profunda pasión por Jon Arretxe y por Touré que me ha llevado a perseguirlo por toda la geografía vasca (al autor, Touré vive en mis estanterías). De manera que, aprovechando su presencia en Plentzia, me hice con la última novela de la saga, lo que Arretxe dijo que nunca iba a escribir: un rural noir.
Como él mismo dice, es un hombre sin palabra y, pese a sus juramentos, lo ha escrito. Y es estupendo. En esta ocasión, el pobré Touré ha huido de Bilbao y se ha refugiado en un pueblo que es cualquier cosa menos idílico. Trabaja de chico para todo de un pastor a cambio de casi nada y, como siempre, se ve envuelto en unos líos tremendos que arrancan cuando aparece un burro decapitado con una motosierra. Tranquila vida rural, dicen... La miseria y los problemas son casi peores que en las calles de San Francisco, suerte que se echa un colega senegalés y que Touré siempre sale adelante, porque si no...
La verdad es que la huida hacia adelante del personaje no sé dónde lo va a llevar, sufro mucho con sus desventuras, pero no puedo dejar de leerlas y, por supuesto, de recomendarlas.

sábado, 27 de julio de 2019

APOLO XI (MONA JACINTA)

Dirección: Todd Miller

La llegada del hombre a la luna fue un suceso muy importante para los de nuestra generación. De esos que cuando se nombran uno dice "me acuerdo de que estaba en casa de mis abuelos y mi padre sacó champán para brindar". Todos sabemos qué hacíamos cuando murió Franco, cuando el golpe de Tejero, cuando las torres gemelas... Es bonito que haya un recuerdo generacional de alegría colectiva (bueno, la muerte de Franco también, pero removía mucho dolor). Ese otoño yo empecé el bachillerato y mi promoción se llamó Apolo XI de lo que siempre nos sentimos muy orgullosas.
Quizás por eso me ha conmovido este documental, esas imágenes reales, las familias haciendo picnic en Cabo Cañaveral para ver el despegue, esos cientos de técnicos con camisa de manga corta y corbata, esos astronautas que no sé si eran héroes o chiflados. Pensar todo lo que pudo salir mal, la tecnología primitiva con la que se desarrolló el programa. Pues eso, si sois mayores os conmoverá y, si sois jóvenes, os enteraréis de cómo fue una batallita que cuentan vuestros padres.

miércoles, 24 de julio de 2019

EL CARRUSEL DE LAS CONFUSIONES (MONA JACINTA)

No sabía qué hacer, si leer el último Montalbano que me quedaba a toda prisa o guardármelo como los niños que se comen todo el pan para saborear luego el chocolate (creo que ya no hay niños de esos...). El caso es que no he podido resistir y me lo he zampado en dos bocados. Quizás no es la mejor de la serie, pero qué importa. A estas alturas a Camilleri no le quedaba nada por demostrar y yo disfruto tanto con mi Salvo cada verano...
Aquí hay dos historias que al final se van a mezclar: por un lado los secuestros de mujeres jóvenes durante unas horas (a las que liberan sin que hayan sufrido ningún daño ni robo) y, por otro, la desaparición de un hombre en Vigatá.
Nuestro Montalbano se ha hecho mayor, a Livia le han salido arrugas, pero por Catarella no pasa el tiempo y sigue siendo insuperable y Adelina sigue cocinando como los ángeles y repartiendo algún que otro sartenazo. No os perdáis la última oportunidad de veranear en Vigatá. Nuestras monas póstumas para el maestro


martes, 23 de julio de 2019

MORIRSE EN BILBAO (MONA JACINTA)

Las monas no somos muy amigas del cómic. Quizás porque la que más escribe en este blog tiene ya una edad, pero no sé. Tampoco Altarriba es un pimpollo y mira qué cómics tan guays hace. Bueno, siempre que en unas jornadas literarias hablan de cómic pienso: "qué pereza", pero luego suelo ir y siempre me encantan. Los autores me parecen súper majos, lo que cuentan resulta interesante y, al final, termino comprando el ejemplar de turno y acaba gustándome. De manera que igual me gusta el género más de lo que creo.
Esto se aplica también a Morirse en Bilbao, me cayeron fenomenal Sr. verde y Kike Infame y me ha encantado su obra. Es divertida, con excelentes dibujos y una buena trama. Me encanta la mezcla futurista, de saga mágica y Bilbao de toda la vida. Si os gustan los cómics, a por él y, si no, también, os sorprenderá.

sábado, 20 de julio de 2019

LA MUERTE NÓMADA (MONA JACINTA)

Ya está, esta es la última entrega de  la trilogía de Yeruldelgger. Me emocioné mucho ver que la habían publicado porque disfrute muchísimo con las dos anteriores, pero esta me ha decepcionado un poco.
Nuestro protagonista ha dejado la policía y se ha retirado a la estepa a vivir como sus ancestros y encontrarse a si mismo. Su retiro espiritual se vera perturbado por tanta gente que aquello acaba pareciendo más el camarote de los hermanos Marx que la estepa mongola.
Para mi gusto hay demasiados personajes y demasiado increíbles la mayoría. Y eso que yo compro monje shaolin sin ningún problema, pero hay malos tan malos y guerreros tan hábiles que me chirriaban un  poco. Por si fuera poco, muere más gente que en una temporada de Juego de tronos. La acción se mueve a Canadá, Australia y Francia. Tanto trajín la diluye, en mi opinión. Ian Manook es Ian Manook pero en esta entrega ha perdido una mona.

miércoles, 17 de julio de 2019

ARRIVEDERCI, CAMILLERI (MONA JACINTA)

Las monas estamos de luto riguroso. Ya, ya sé que tenía 93 años, pero da igual. Yo quería que viviera al menos hasta los cien. Y que sacara un libro cada verano. Las vacaciones no son lo mismo sin una de sus novelas. Menos mal que siempre podemos releerlas, ese consuelo nos queda. Además, todavía tengo la última sin leer. ¿Qué tienen de especial las novelas de Montalbano? Para empezar, el lugar. ¿Quién no ha querido vivir en Vigatá? De hecho, yo quiero la casa de Montalbano, en la misma playa para bañarme cuando me apetezca como hace él.Por supuesto, el protagonista. Nuestro Salvo es maravilloso, aunque, si le conociera, me pelearía con él tanto como Livia porque a veces puede ser muy cabezón y exasperante. Es un personaje de carne y hueso. También lo son los secundarios: ese Catarella maravilloso, personalmente en persona; Mimí Augello, tan guapito y chulo; Adelina, bueno, Adelina merece capítulo aparte. Yo quería que viniera a cocinar a mi casa tres días por semana o, si eso era imposible, que me mandaran la comida de la trattoria Da Enzo, salmonetes, preferentemente. Tengo la sensación de que es un lugar y unas gentes que conozco, como si hubiera veraneado en Sicilia durante unos años y eso no es fácil de conseguir, hay que escribir muy bien para transmitir sensaciones, olores y sabores, además de historias. Hemos tenido suerte de que este hombre existiera y con más de cincuenta años se pusiera a escribir.
Cuenta historias a san Pedro, Camilleri, le van a encantar. Te damos el premio de honor a tu trayectoria.

domingo, 14 de julio de 2019

EL CUENTO DE LAS COMADREJAS (MONA JACINTA)

Dirección: Juan José Campanella
Reparto: Graciela Borges,  Oscar Martínez,  Luis Brandoni,  Clara Lago,  Marcos Mundstock, Nicolás Francella

Soy muy fan de Juan José Campanella. Alguien que ha hecho películas como El hijo de la novia o El secreto de sus ojos, tiene mi fidelidad absoluta por siempre jamás.  Además, la crítica la ponía muy bien. Solo había un pero: a Boyero no le gustó. Boyero podrá ser antipático, pero respeto mucho su opinión sobre las películas y suelo coincidir con él. Así que, con un  ligero toque de temor,  me fui con Pseudomona a ver El cuento de las comadrejas.Me gustó, diría que podría ser un peliculón, pero algo le falta o, mejor dicho, le sobra. La historia es buena, los actores son geniales (los mayores y los jóvenes), los diálogos tienen chispa pero le sobra media hora, hay una parte a la mitad de la película en que empiezas a mirar el reloj.
Clara Lago, que nos parece feo
que no salga en la foto
En cine es mejor quedarse con ganas y no hay que explicarlo todo, todo. Como en moda, menos es más. Entiendo lo que no le ha gustado a Boyero, es una película muy teatral y eso puede molestar, aunque no es mi caso. En cualquier caso, merece la pena. No sé qué les dan en Argentina a los actores para que sean todos tan buenos. Por si aún os cabía alguna duda, a Pseudomona le gustó (eso es mucho decir de una película).


viernes, 12 de julio de 2019

SI ESTO ES UNA MUJER (MONA JACINTA)

Esta novela, aunque policíaca, no es de la serie Bevilacqua y Chamorro. Lorenzo Silva escribe a cuatro manos con Noemí Trujillo y su personaje es Manuela Mauri, una policía nacional, aunque Bevilacqua hace un breve cameo. Esta oficial se incorpora al trabajo después de una prolongada baja por estrés postraumático. Es una mujer de unos cuarenta años, separada, madre de dos hijos y con una nueva pareja. Intenta compaginar su trabajo sin horarios con la familia, con los consiguientes problemas. La vuelta al trabajo se produce en el contexto del caso de un cuerpo aparecido a trozos en un vertedero de basura. No se sabe ni la identidad de la víctima y no parece haber pistas ni mucha presión por resolver el caso, pero Manuela se empeña en demostrar que está recuperada para trabajar y proporcionar justicia a la mujer desconocida. 
Lo que más me ha gustado de la novela es que es una investigación muy verosimil, no hay grandes golpes de efecto, los pasos sucesivos y lógicos llevan al esclarecimiento del caso. En este audiolibro la voz no me gustaba, era de las que cambian la voz para los distintos personajes y resulta muy forzado. Desventajas del audio...
 

miércoles, 10 de julio de 2019

BELLEZA ROJA (MONA JACINTA)

Tenía esta novela en casa desde que la autora la presentó en Donostia y me apetecía mucho leerla, pero se me amontona el género una barbaridad. Antes que nada voy a hacer un llamamiento a las editoriales: basta ya de anunciar  a cada nueva autora de género negro como "la nueva dama de la novela negra" ¿cuántos caballeros de la novela negra habéis visto? Pues eso. Nueva autora, nuevo valor, la joya de la novela negra o la perla del Misisipi, pero por favor, ¡basta de damas!
Bien, a lo que iba, me ha gustado la novela de Arantza Portabales. Arranca con el descubrimiento del cadáver de una niña de quince años en un mar de sangre. Solo ha podido asesinarla un miembro de su familia o un matrimonio vecino que se encontraban juntos celebrando la noche de san Juan. La novela alterna la investigación de dos policías, el diario de la tía de la niña y las historias personales de los involucrados en el crimen. Es una novela bastante psicológica, de relaciones amorosas, familiares, del significado de ser gemela, del arte,  de las pérdidas...
He disfrutado con la lectura y se lee de un tirón, solo un comentario a la autora, cuando habla de "enfermera" todo el rato da la sensación que se refiere a la cuidadora de una anciana. Con todo el respeto que me merecen las cuidadoras, no son enfermeras, ni las que cogen el teléfono en la consulta del dentista. Ser enfermera es una profesión bastante más seria y me da rabia que nos confundan con cualquiera que lleve una bata (tocar a las enfermeras es como mentarme a la madre).

martes, 9 de julio de 2019

EL HOMBRE DE TIZA (MONA JACINTA)

Esta es una de las novelas del verano, que ya sabemos que muchas veces son a la novela lo que Georgie Dann a la música, pero el audiolibro no siempre me ofrece lo que me apetece y cuando pedaleo no soy muy exigente.
Es una historia contada en dos tiempos: uno en los años 80 y otro en la actualidad. Unos niños viven unos sucesos terribles durante un verano y, años después, los problemas vuelven a aparecer.
Me ha gustado mucho la parte de la infancia, creo que están muy bien descritas las actividades, el ambiente y las emociones de unos chicos de doce años; la parte de los protagonistas adultos me ha gustado  menos y el final me ha parecido bastante tramposo. Si la lees con espíritu de novela de piscina, no está mal, pero no merece tanto bombo como le han dado. Porque estoy generosa le voy a dar

lunes, 8 de julio de 2019

EL PRECIO DEL SILENCIO (MONA JACINTA)

Voy conociendo a tanta gente del mundo de la novela negra que no doy abasto para leerme todo lo que escriben. Ya os dije que volví de Plentzia con una carretilla de libros, más los que traje de Portugalete, como este de Juan Infante.
He disfrutado mucho con El precio del silencio, aunque quizás debiera haber empezado por Atrapado que es anterior y del mismo protagonista, aunque Juan me ha asegurado que no importa el orden.
Aquí su personaje, Garrincha (un delincuente retirado al que siempre le surgen flecos que le obligan a volver) debe ayudar a Lucia, hija de un famosos narcotraficante que acaba de morir, a solucionar un chantaje que puede afectar al propio Garrincha. Por otro lado, los ertzainas Sara Cohen y Miguel Frabetti intentan averiguar qué manejos se trae todo el mundo y ser más rápidos que los delincuentes. Es de esas novelas en las que empatizas más con los malos que con la ertzaintza, aunque Garrincha es mucho más buena persona que Ripley, lo que pasa es que a veces las cosas se complican...
He disfrutado callejeando por Bilbao, Neguri y Madrid de la mano del autor, que nos hace ver y sentir los sitios (qué ganas de tomar un negroni...). Pues eso, buena lectura para las vacaciones.

jueves, 4 de julio de 2019

VII EDICIÓN DE BRUMA NEGRA

Elena Sierra con Carlos Egia,
Elena Fernández, Salvador Robles y
Adrián Martín
El 28 de junio llegué feliz como una perdiz a Plentzia para participar en el VII Encuentro Bruma Negra. Confieso que allá por febrero le mando todos los años un jamón a Juan Mari Barasorda con la esperanza de que me invite. Hasta ahora ha funcionado bien. La primera mesa la moderaba Elena Sierra (una de las autoras de El hacedor de titulares) y participaban Carlos Egia, Elena Fernández, Adrián Martín Y Salvador Robles. Contaron cosas de sus novelas y, como me suele pasar, me entraron muchas ganas de leerlas. La de Elena, La impostora, la tengo, pero aún no me ha dado tiempo de leerla. De nuevo su protagonista es la arqueóloga de Cerezas amargas. Carlos ha publicado recientemente La leyenda del desierto; Adrián, El peso de la ira y Salvador, Aurora en la oscuridad.
Luego iba mi mesa. Encantada con Noemí Pastor de moderadora, Juan Infante (El precio del silencio), Alex Oviedo (Ausentes del cielo), yo misma y Javier Sagastiberri (Una tumba sin nombre). Hablamos de libros, de cine, de si cederíamos los derechos de nuestras novelas para una película (abrumadora respuesta afirmativa). Yo, de hecho, vendería los derechos a Panini para una colección de cromos, pero aún no me han llamado.
Aquí Noemí, Juan Infante, Alex Oviedo,
yo misma y Javier Sagastiberri
 
 Después cenamos como si no hubiera un mañana y nos retiramos, como boas, a nuestros aposentos.
Había pensado que igual me saltaba la primera mesa porque me acosté tarde y no soy muy de cómic, pero como soy de naturaleza insomne, me levanté al alba y me fui a oír a Kike Infame y Señor Verde presentados por Leire Gondra.
Me suele pasar con estas mesas: pienso que no me van a gustar y luego me fascina todo lo que cuentan y acabo comprando el cómic. Morirse en Bilbao tiene muy buena pinta . A ver si al final me va a gustar el cómic y no me he dado cuenta...
Kike Infame y Señor Verde

La siguiente mesa la moderaba el boss, Juan Mari Barasorda, y la componían Javier Abasolo, Jerónimo Trsitante y Leticia Sánchez. Fue una gozada oírles hablar, nos reímos mucho imaginando a Sabino Arana intentando pillar a Jack el Destripador en El Asesino de Whitechapel, sentimos inquietud al imaginar a una persona tan mala como la protagonista de Secretos y recordamos a Poirot en Cuando es invierno en el Mar del Norte.
El boss  con Abasolo,
 Trsitante y Sánchez










Después unos cócteles muy en sintonía con el evento y a comer como heliogábalos, porque en Plentzia consideran que los asistentes estamos desnutridos y hay que cebarnos.
En la primera mesa podíamos haber pasado sueño si no hubiera sido tan fantástica. Juan Infante moderó la mesa de Mikel Santiago (La isla de las últimas voces), Susana Rodríguez (Una bala con mi nombre, que sale en breve) y Toni Hill (Tigres de cristal), al que reiteré mi amor incondicional. Después el maligno Sergio Vera interrogó a Joe Álamo que en su Fuego nos muestra a los elementales, seres con poderes excepcionales; a Jon Arretxe con su serial killer de animales al que debe enfrentarse el pobre Touré en No digas nada, y a Natalia Gómez con la mafia albanesa en Nueva Orleans en Tras el objetivo.
Para animarnos llegaron las sonrisas criminales que presentó Ricardo Bosque con Martín Olmos, Txemi Parra y Mª Carmen Sinti. Solo he leido la de Txemi (Los muertos no comen yogures), que ya comenté aquí, pero no tardaré en leer las otras,Sudor frío de Mari Carmen y Serenata de plomo de Martín en cuanto salga. Unir género negro y humor me parece maravilloso.
Con Noemí Pastor, intentando
hacerme amiga de Toni Hill

Y para terminar, Jokin Ibañez (el hombre que más sabe de novela negra de este lado del Misisipi) interrogó a Andreu Martín, premio Bruma negra 2019, al que es una delicia escuchar.
Y luego, tachán, tachán. La entrega de premios del certamen de relatos del que me enorgullezco de ser jurado: en euskera Gotzon Plaza y en castellano Urbano Colmenero, y como finalistas Tomás del Rey, Mari Carmen Sinti, Juan Carlos Luzardo y Yolanda Fernández. Aquí os podéis bajar los relatos, merece la pena. Después había cena, pero yo era una gorda agotada y, con mucha pena, decidí perdérmerla. Me consuela pensar que falta menos para Bruma negra 2020.
Ricardo Bosque con Txemi Parra,
Mari Carmen Sinti y
Martín Olmos
Sergio El Terrible con Joe Álamo,
Natalia Gómez y Jon Arretxe
El gran Andreu Martín
Juan Mari, Ricardo y la alcadesa de Plentzia
con Urbano Colmenero
y Mari Carmen Sinti
Jokin El Sabio con
Andreu Martín

Comments system

Disqus Shortname