miércoles, 17 de julio de 2019

ARRIVEDERCI, CAMILLERI (MONA JACINTA)

Las monas estamos de luto riguroso. Ya, ya sé que tenía 93 años, pero da igual. Yo quería que viviera al menos hasta los cien. Y que sacara un libro cada verano. Las vacaciones no son lo mismo sin una de sus novelas. Menos mal que siempre podemos releerlas, ese consuelo nos queda. Además, todavía tengo la última sin leer. ¿Qué tienen de especial las novelas de Montalbano? Para empezar, el lugar. ¿Quién no ha querido vivir en Vigatá? De hecho, yo quiero la casa de Montalbano, en la misma playa para bañarme cuando me apetezca como hace él.Por supuesto, el protagonista. Nuestro Salvo es maravilloso, aunque, si le conociera, me pelearía con él tanto como Livia porque a veces puede ser muy cabezón y exasperante. Es un personaje de carne y hueso. También lo son los secundarios: ese Catarella maravilloso, personalmente en persona; Mimí Augello, tan guapito y chulo; Adelina, bueno, Adelina merece capítulo aparte. Yo quería que viniera a cocinar a mi casa tres días por semana o, si eso era imposible, que me mandaran la comida de la trattoria Da Enzo, salmonetes, preferentemente. Tengo la sensación de que es un lugar y unas gentes que conozco, como si hubiera veraneado en Sicilia durante unos años y eso no es fácil de conseguir, hay que escribir muy bien para transmitir sensaciones, olores y sabores, además de historias. Hemos tenido suerte de que este hombre existiera y con más de cincuenta años se pusiera a escribir.
Cuenta historias a san Pedro, Camilleri, le van a encantar. Te damos el premio de honor a tu trayectoria.

3 comentarios:

Comments system

Disqus Shortname