jueves, 4 de junio de 2020

EL LARGO CAMINO A CASA (MONA JACINTA)

Me entró mucha alegría cuando vi que Louise Penny había publicado nueva novela. Ya os he hablado otras veces de esta escritora que escribe negro-feelgood. Sus historias transcurren en el idílico pueblecito de Three Pines donde, entre chocolates y tartas de manzana, se cometen montones de crímenes.
En esta entrega, el inspector Armand Gamache se ha retirado a Three Pines, para intentar recobrarse física y psicologicamente (todo muy feelgood, pero el hombre ha sufrido como un perro en las otras novelas).
Allí esta, tan ricamente, hasta que Claire, una artista que vive en el pueblo, le expresa su preocupación por la desaparición de su marido. No es que haya desaparecido exactamente, pero hicieron un pacto de una separación temporal de un año y ya ha transcurrido. Claire está muy sorprendida de que no haya regresado ni escrito o llamado.
Gamache decide ayudarla y todo el grupo de amigos se implica en resolver el misterio. No sé por qué, esta novela me ha gustado menos que las anteriores. Esta muy relacionada con el mundo del arte, lo que iría a favor de que me gustara, pero algo tiene que no me resulta creíble. Louise Penny tiene crédito en esta casa para permitirse más de una novela que no nos emocione y visitar Three Pines siempre es un placer.

domingo, 31 de mayo de 2020

LOS MIÉRCOLES SALVAJES (MONA JACINTA)

Susana Hernández y yo somos compañeras de la colección Marrajo de editorial Milenio. Tengo varias novelas de la colección pendientes de lectura. Se me amontona la tarea. Sabía que la de Susana me iba a gustar. Ya leí antes Curvas peligrosas y disfruté mucho con la inspectora Santana. Esta no es de la misma saga, aquí nos enfrentamos a una historia de mafias que se dedican a falsificar medicamentos. Sam y Hugo son amigos desde la infancia. Han convivido en un barrio obrero de Barcelona. Con el tiempo, Hugo monta una agencia de detctives y contrata a Sam que dedica todo lo que gana a cuidar de su novio que sufre las graves secuelas de una paliza.
Por ese motivo, Sam decide pedirle a Hugo participar en la parte oscura de la agencia y los dos amigos se meterán en un mundo muy peligroso. Vemos la historia desde varios puntos de vista: los amigos detectives, la mafia y los pobres que suelen ser clientes de la venta de fármacos ilegales, gente que no tiene acceso a las vías normales de la medicina. La historia tiene un ritmo trepidante, te atrapa y te arrastra y, además, te hace reflexionar sobre un tema que no es muy conocido.

jueves, 28 de mayo de 2020

EL EXPRESO DE ROMA (MONA JACINTA)

¿A qué es chula la portada de El expreso de Roma? Leí una reseña que hizo Marta Marne de este libro y me picó la curiosidad. En una de mis primeras incursiones a una librería lo compré y lo he disfrutado.
Es una novela clásica, escrita en 1896 y deliciosamente victoriana.
En un tren nocturno de Roma a París se comete un asesinato. Los otros viajeros son sospechosos y un policía y un juez franceses deben aclarar  el crimen. Tenemos a una lánguida condesa, una doncella desaparecida, un militar inglés y su hermano clérigo, dos caballeros franceses y un hombre italiano.
Es muy cortita, se lee en un momento y es entretenida. La resolución del crimen tiene su gracia. Buena opción para un fin de semana sin ganas de complicaciones.

miércoles, 27 de mayo de 2020

LA SOMBRA DEL MIEDO (MONA JACINTA)

Este verano Pseudomona y yo planeábamos ir a Islandia. El viaje es un regalo de Mona-da, que es lo mejor de este niu. El caso es que ahora no está muy claro qué va a pasar con nuestro viaje, es muy posible que haya que aplazarlo, pero por si acaso yo ya me he leído una novela negra islandesa. A mí me encanta que nieve en los libros. Cuanto más, mejor. Y si además es invierno y noche perpetua, ya me emociono.
Esta novela se desarrolla en Siglufördur, un pueblo pesquero del norte de la isla al que solo se puede llegar a través de un túnel.
Ari Thor es un joven policía recíen salido de la academia que se enfrenta a su primer destino en un lugar en el que se supone que nunca pasa nada. No es fácil aclimatarse a un lugar tan aislado, más habiendo dejado a la novia en Reikiavick. Pero como podéis suponer, lo de que nunca pasa nada es rigurosamente falso. Nuestro Ari va a tener que enfrentarse a delitos, secretos y mentiras. Ideal para leer bajo el edredón.

viernes, 22 de mayo de 2020

PRÓXIMA ESTACIÓN (MONA JACINTA)

Me he dado cuenta de que soy una persona feelgood. No porque me gusten estos libros ni porque mi compañía produzca bienestar. No, es que a los que escriben libros feelgood les gustan las mismas cosas que a mí. Mónica Gutierrez parece adivinar que cosas me harán disfrutar y las pone en sus libros: té earl grey, libros, chocolate caliente, hoteles maravillosos, librerías fascinantes y ahora el Orient Express. Los trenes siempre me han fascinado y imaginarme un viaje en un tren de lujo ya me hace morir de emoción. Si a esto le añades una historia de amor entre un chef (que todo el rato prepara cosas riquísimas) y una historiadora; paseos por Venecia o Viena, y viajar de noche mientras cae una intensa nevada comprenderéis que Próxima estación me ha durado un suspiro. Me iba a la cama con él y, cuando apagaba la luz, me imaginaba que estaba yo en un compartimento de lujo atravesando Europa. Ay, Mónica, cómo conoces a tus lectoras y cómo nos haces disfrutar.

martes, 19 de mayo de 2020

NUEVE PERFECTOS DESCONOCIDOS (MONA JACINTA)

Elegí esta novela por lo de "de la autora de Big Little Lies". Y no es que la haya leído, pero disfrute tanto con la serie que pensé: esta va ser la que yo necesito ahora.
Creo que es un buen ejemplo de lo que Txemi Parra llama "novela piscinera" que, por otra parte, es lo que él y yo aspiramos a escribir. Una de esas novelas para leer en la tumbona de la piscina, en un viaje en tren o tomando un daiquiri en tu jardín (los que tengan). Puede parecer que eso es despectivo, pero nada más lejos de mi intención. Escribir una novela muy entretenida, que te enganche desde la página 1 y te lo haga pasar bien no es nada fácil. Tal como indica el título, nueve desconocidos coinciden en un balneario para hacer una cura de diez días. Los motivos que les llevan hasta allí son muy diversos: exceso de peso, problemas matrimoniales, estrés... Pero la cura a la que los van a someter será todo menos convencional. La he leído en dos días y lo he pasado muy bien. Si necesitáis lectura piscinera, esta es la vuestra. 

domingo, 17 de mayo de 2020

LA FAMILIA AUBREY (MONA JACINTA)

Algo leí sobre Rebeca West que me llamó la atención. Busqué información en Google y leí que fue la pareja de H.G. Wells. Pseudomona acaba de leer no sé si una biografía o unas memorias de Wells y estaba fascinado con el personaje. Por lo visto, Rebeca West también tuvo una vida muy interesante. Fue una mujer feminista, comprometida políticamente, autodidacta, escribió e incluso participó en la película Rojos interpretándose a sí misma. Esta novela tiene claros toques autobiográficos. Nos cuenta la historia de la familia Aubrey compuesta por una madre pianista, un padre periodista tan atractivo como desastre, tres hijas y un hijo. La acción es en Londres a principios del siglo XX. La voz que cuenta la historia es la de Rose, una de las niñas, y lo hace con un tono muy original. La verdad es que toda la familia es fascinante. ¡Por suerte vuelvo a recuperar novelas de cuatro monas!

sábado, 16 de mayo de 2020

UNA JAULA DE ORO (MONA JACINTA)

Iba demasiado bien. No hacía más que dar las monas de cuatro en cuatro. Y Dios me ha castigado. La culpa es mía. No se la puedo echar a nadie, que yo elegí este libro. Diré como disculpa que no encontraba ninguno de los que quería en Storytel y pensé que este sería entretenido sin más. Recordaba de hace muchos años novelas de esta autora donde una escritora casada con un policía resolvía casos en un remoto pueblo de Suecia. Leí un par, no me interesaron mucho y la había olvidado.
La mujer ha cambiado de registro (o yo me acuerdo muy mal). Le han debido decir en la editorial "mete lujo y sexo, que eso vende". Y ella, pronta y bien mandada, ha escrito una novela llena de Gucci, Louis Vuitton, Manolo Blahnik y escenas tórridas donde, después de beber champán francés, ellos las empotran sobre la mesa del despacho. Yo no tengo edad para estas cosas... Me entraba risa. Es una historia que se cuenta en distintos momentos. Comienza con una mujer cuya hija ha muerto, según parece a manos de su padre. Vamos hacia atrás y vemos la historia de Faye, la madre de la niña, que ha vivido sojuzgada y tiene un pasado oscuro. En resumen: un rollo-repollo. Os la podéis perdonar tranquilamente a no ser que necesitéis una dosis de sexo/lujo con urgencia.

jueves, 7 de mayo de 2020

TRES HOMBRES EN UNA BARCA (MONA JACINTA)

Conocí esta novela, como tantas cosas en mi vida, gracias a Mónica Serendipia. Es una novela de humor publicada en 1889 que es una verdadera delicia. Narra las aventuras de tres amigos: George, Harris y el narrador durante unas vacaciones en barca por el Támesis. A veces a la novela se le añade un subtitulo: "por no mencionar al perro". Y es que el perro, Montmorency, es un protagonista más. Por lo visto, la idea del libro nació del viaje de novios del autor, un viaje con su esposa como el que se describe. Pero creo que fue un acierto escribirlo con tres hombres y un perro, porque da mucho más juego. El tono de humor inglés es genial y las descripciones de la sociedad: los pescadores, las parejas de enamorados, las familias... siempre resultan muy divertidas y acertadas. Por lo visto el autor tuvo una vida bastante azarosa y nunca volvió a repetir el éxito que tuvo con este libro, pese a que lo intentó con uno similar en donde los protagonistas hacían un viaje en bicicleta. En cualquier caso, Tres hombres en una barca merece la pena.

domingo, 3 de mayo de 2020

LA ESTRELLA DE QUINCE PUNTAS (MONA JACINTA)

El día del libro de este año, en pleno confinamiento, me llegó a casa el último libro de Noelia Lorenzo Pino. Me alegro el día. Tardé algunos días en empezarlo porque estaba con mi admirado Eduardo Sacheri, pero fue empezarlo y no poderlo soltar. He leído casi todas las novelas de Noelia (me falta Chamusquina, que siempre se me olvida) y todas me han gustado, pero tengo la sensación de cada una es mejor que la anterior. Me da miedo decírselo a Noelia por no meterle presión. Si sigue a este ritmo de mejora continua, ¿qué escribirá a los cincuenta? La estrella de quince puntas es estremecedora. Comenzamos con el hallazgo de un cuerpo decapitado, que ya resulta impactante, pero no va a ser el único. Eider y Jon Ander se van a enfrentar a un caso que parece irresoluble: cuerpo imposible de identificar (sin cabeza y con las yemas de los dedos quemadas para impedir sacar huellas. Y lo más terrible: no va a ser el único cuerpo de estas características que encuentren. Eider se va a enfrentar a un caso difícil y a una época complicada de su vida. Parece dispuesta a pasar página de la historia con Josu,su exmarido, pero se meterá en unos jardines emocionales muy complicados que le van a dejar cicatrices. Noelia suele decir que sufre escribiendo. Yo no sé ella, pero sus lectores pasamos las penas del infierno. Yo, a veces, le grito a Eider mientras leo. "No, ¡no vayas!" y cosas así.
Os aseguro que no hay que ir a buscar a Jo Nesbo a Noruega teniendo a Noelia tan cerca.

domingo, 26 de abril de 2020

LO MUCHO QUE TE AMÉ (MONA JACINTA)

Después de leer Lo mucho que te amé, estoy pensando seriamente en casarme con Eduardo Sacheri. Reconozco que el plan tiene lagunillas: ya estoy casada, a lo mejor él también, no nos conocemos, vive en Argentina...
A lo mejor debo resignarme a leer sus libros sin más, pero me encantaría tener en casa a alguien que escribe así. La verdad es que es curiosa esta pasión que me ha entrado con solo haber leído dos de sus libros: El secreto de la usina y este. Ni siquiera tengo La pregunta de sus ojos que solo conozco por la película de Campanella que tanto me gustó, pero me voy a poner al día en breve.
En esta novela Sacheri nos muestra una historia de amor en el Buenos Aires de los años 50. Una familia de la burguesía con cuatro hijas, un mundo femenino muy bien dibujado, aspectos domésticos, cotidianos y una pasión escondida. Creo que Sacheri debe prestar mucha atención a cómo hablan sus hermanas, sus amigas, las mujeres que conoce, porque el tono está muy bien pillado y creo que la época también. He disfrutado mucho, me ha sacado del confinamiento y me ha llevado a un Buenos Aires que ya no existe.

lunes, 20 de abril de 2020

EL HOMBRE QUE SE FUE A MARTE PORQUE QUERÍA ESTAR SOLO (MONA JACINTA)

Thomas Major es un hombre amargado y gruñón. Es verdad que no le ha ido bien en la vida, pero el caso es que ha desarrollado una aversión por el género humano que le lleva a ofrecerse voluntario para una misión a Marte que es casi un suicidio.
Por otro lado tenemos a la familia Omerod compuesta por Ellie de quince años, su hermano James de diez y su encantadora y demenciada abuela Gladys. La madre murió y el padre está en la cárcel y la pobre Ellie hace lo imposible por esquivar a los servicios sociales y mantener a la familia unida. Estos dos mundos tan ajenos se verán conectados cuando Thomas Major marque por error el teléfono de Gladys. A partir de ahí las historias se enlazan y, por una vez en su vida, Thomas va a hacer algo por los demás. Esta es otra de las novelas feelgood que le pedí a Mónica Serendipia. Me ha encantado. Las conversaciones telefónicas entre la abuela y el astronauta son geniales. Es una historia que va a acabar bien y lo sabes desde el principio , pero van a pasar muchas cosas en el camino. No es nada cursi, tiene mucho sentido del humor y te hace pasar un buen rato. Muy recomendable para estos días.

martes, 14 de abril de 2020

MATEMOS AL TÍO (MONA JACINTA)

Primera de las recomendaciones de Mónica Serendipia de libros feelgood para pasar el confinamiento.
Parece mentira que una novela basada en dos niños de diez años que planean asesinar al tío de uno de ellos sea feelgood, pero lo es. Barnaby es un niño de diez años huérfano que llega a pasar las vacaiones a una isla en Canadá. Nadie le cree cuando dice que su tío quiere asesinarle. solo Christie, una niña que también está pasando las vacaciones allí. Juntos intentarán trazar un plan para matar al malvado tío.
Por lo demás, la isla es un paraje de ensueño donde los niños campan a sus anchas y se hacen amigos de un puma (bueno, el puma discrepa). Solo aparecen por casa para comer las cosas deliciosas que prepara la cabrera que tiene acogida a Christie durante las vacaciones. Me gustan los libros con niños, me devuelven a mi propia infancia, cuando los veranos eran eternos. Aunque haya que asesinar a alguien...

jueves, 9 de abril de 2020

EL CANTO DEL CISNE (MONA JACINTA)

Creo que ya he dicho alguna vez que Edmund Crispin me pone de buen humor. Como estoy muy necesitada de darme alegrías, he vuelto a elegir uno de sus audiolibros. Me ha encantado. Desde el principio en el que se hace una declaración sobre lo insoportables que son por definición los cantantes de ópera, a la historia de amor de dos de los protagonistas y la multitud de personajes curiosos que componen la historia. Y, por supuesto, el genial Gervase Fen. Este es uno de esos crímenes imposibles que al principio se toman por suicidio porque la víctima aparece muerto en su camerino cerrado con llave por dentro. Además, todo el mundo tenía un motivo para asesinar a Edwin Shorthouse. Una delicia de diálogos llenos de humor. Ideal para sobrellevar esta época aburrida.

lunes, 6 de abril de 2020

DE ACUERDO, JEEVES (MONA JACINTA)

En casa de mis padres había montones de libros de Woodehouse. Recuerdo los veranos de mi infancia leyendo y volviendo a leer sus libros, los de Joan Butler y los de Agatha Christie. No nos importaba leerlos veinte veces. Supongo que aún estábamos lo bastante cerca de la infancia como para disfrutar de la repetición de los cuentos.
Llevaba años sin leer ninguno y el otro día, después de pedirle a Mónica Serendipia una lista de libros feelgood para esta época tan fea, me acordé de Jeeves y busqué en kindle.
He disfrutado con esta aventura en la que Bertie Wooster y su inefable mayordomo Jeeves van a casa de tía Daliha. Hay un montón de problemas amorosos que resolver y Bertie, cuando actúa por su cuenta, no hace más que empeorarlos. Son novelas sencillas, con un humor inglés muy apropiado para estos días en que no tenemos la cabeza para grandes profundidades.

miércoles, 1 de abril de 2020

MAQUINAS COMO YO (MONA JACINTA)

Soy súper fan de Ian McEwan, aunque es verdad que no todos sus libros me gustan igual. Me fascinaron Expiación o La ley del menor; me gustaron menos Sábado o Chesil beach.
Máquinas como yo está en el grupo de las que no me han entusiasmado. Es una buena novela, Ian McEwan no sabe escribir mal, pero tiene más peso la parte teórica o filosófica que la de la ficción. La historia se desarrolla en unos distópicos años ochenta en Londres. Es la época de la Guerra de las Malvinas y la Tatcher está en el gobierno, pero no es como fueron los ochenta que conocemos. Ni el desenlace de la guerra ni la situación de la sociedad. Todo es distinto. Alan Turing está vivo y sigue siendo una eminencia en inteligencia artificial. La tecnología ha desarrollado unos robots idénticos en todo a los hombres o mujeres. Pueden aprender, tienen una vida de unos veinte años y son carísimos. El protagonista de la novela se acaba de comprar uno y está lleno de dudas sobre cómo programarlo, qué tipo de carácter solicitar y decide que elegirán las cualidades a medias con su vecina --de la que está enamorado--, como un proyecto común que forme parte de sus vidas.
La novela plantea muchos interrogantes éticos sobre cómo sería la relación con este tipo de "maquinas". Y esa parte es interesante, pero los protagonistas son insoportables (no creo que por azar). Eso hace que resulte un poco áspera como novela. De todas formas, si os aburrís en esta cuarentena, da para un buen debate. Incluso de balcón a balcón.

domingo, 29 de marzo de 2020

INVISIBLES (MONA JACINTA)

Graziella Moreno es jueza. Y debe ver historias muy oscuras en el trabajo. Será como ser enfermera, siempre en la cara oscura de la luna. Todos los personajes tienen un pasado terrible: malos tratos en la infancia, viejas culpas sobre los hombros, pecados imperdonables...
Y las víctimas son mujeres invisibles, de las que nadie echa de menos, que no tienen valedores ni nadie que grite por ellas. Sara, la mossa d'escuadra protagonista, está sancionada a causa de su incapacidad para controlarse, y se aburre haciendo papeleo en el turno de noche de una comisaría. De forma informal, contraviniendo las órdenes de sus superiores, y con la ayuda de su hermano y un amigo intentará averiguar por qué han desaparecido varias mujeres. Barcelona es algo más que turistas y Gaudi, tiene muchas capas y algunas muy oscuras y Graziella Moreno nos la sabe mostrar.

viernes, 27 de marzo de 2020

LA MADRE DE FRANKESTEIN (MONA JACINTA)

Por lo menos la cuarentena da tiempo para leer. Por eso me pareció buen momento para empezar La madre de Frankestein, ya sn abéis que Almudena Grandes no es amiga del resumen. Y no es una crítica, que no me parece que sobre ni una línea, pero son libros que requieren poder dedicarles horas.
Este es otra novela de la serie "Episodios de una Guerra Interminable". La verdad, no sé por qué no los he leído todos, porque son una maravilla. He disfrutado cada minuto de esta lectura. Ya sabéis que una de las figuras centrales es Aurora Rodríguez, la mujer que mató a su hija Hildegart porque la consideraba un proyecto personal que había fracasado (los mayorones recordaréis la película Mi hija Hildegart de Fernando Fernan Gómez) y  que acabó en un psiquiátrico. Almudena Grandes se pasea por el Madrid de los años cincuenta, la triste psiquiatría de esa época y, una vez más, la situación de las mujeres en la España franquista. Os advierto, se os quitan hasta las coplas por el coronavirus. Un libro muy, muy recomendable.


martes, 24 de marzo de 2020

REFLEXIONES DE DUCHA I


Reflexiones de ducha:

Me he dado cuenta de que la ducha me ayuda a pensar. Nuestra ducha es muy guay, el agua sale todo lo caliente que quieras (no creáis que pasa en todas) y las vistas desde la ventana me encantan, tiene una luz muy bonita, me da paz. Quizás por eso me resulta un buen sitio para pensar. No sé si os pasa, pero mi mente tiene unas conversaciones muy intensas en la ducha, con mucha gente. Se me ocurren cosas que luego me parecen bastante bien ocurridas.
Como ahora tenemos más tiempo, voy a intentar ser diligente y escribirlas.

Reflexión del miércoles 18.

El mundo se ha parado, estamos en casa recluidas obedientemente, por la cuenta que nos trae a todas. Me acuerdo de la cantidad de veces que hemos discutido nuevas legislaturas desde el prisma del cambio para la vida de las personas.
A ver si me explico mejor.
Cuando lo de Madrid central, se oían muchos argumentos sobre los problemas que una medida así causa en la vida de las ciudadanas. ¿Qué hace la gente para llevar a los niños al cole? ¿Y los repartidores? ¿Y el parking? No puedes cambiar así los hábitos de la gente de un día para otro.
Lo mismo con la discusión de las basuras en Gipuzkoa. No funciona el “Atez ate”, la gente no va a cumplir. ¿Cómo vas a multar a la gente por no reciclar bien? Han votado al PNV en Donosti por lo de las basuras…
Se me ocurren muchos ejemplos de este tipo. No puedes influir en la vida de la gente así, se van a quejar, no van a cumplir, no se van a adaptar.
Bueno, creo que es un argumento que ya no sirve. Cuando las cosas son importantes y las ciudadanas lo entendemos, podemos cambiar nuestras vidas de manera increíble.
Este parón está perjudicando a mucha gente, todavía no sabemos a cuánta ni hasta qué punto.
Mientras tanto, la atmósfera se está limpiando, ayer vimos imágenes de los canales de Venecia limpios y con peces.
Es verdad que cuando volvamos a la normalidad valoraremos las cosas como nunca, durante un tiempo. Luego nos acostumbraremos a la nueva realidad, sea la que sea. Pero estaría bien no olvidar que podemos limpiar el mundo entre todas, sin llegar al extremo de la cuarentena pero tomando medidas extremas contra el cambio climático.
Está claro que nos gusta nuestro mundo, lo echamos de menos, así que ¿por qué no nos ponemos serias cuando salgamos para cuidarlo?, sin excusas.

jueves, 19 de marzo de 2020

PROGENIE (MONA JACINTA)

Vi a Susana Martín Gijón en Villanoir, en la mesa sobre violencia machista. Aproveché para que me firmara Progenie, libro que me venía muy recomendado por mi amiga Reyes. Cuando has visto de cerca al autor, coges la novela con más ilusión, por lo menos a mí me pasa.
He disfrutado mucho con Progenie, y no me ha durado nada. Es lo que tiene el confinamiento, da para leer mucho más. Tiene una estructura sorprendente, con capítulos muy breves, es muy dinámica, rápida y ágil como una investigación policial. 
Ya el primer crimen te deja temblando, esa mujer asesinada con un chupete en la boca. Ese pequeño detalle de crueldad te pone los pelos de punta. Los personajes están bien dibujados y resultan atractivos y el tema de las mil aristas de un tema como la maternidad también da mucho juego. En resumen: una opción recomendable para esta cuarentena.

lunes, 16 de marzo de 2020

CASAS Y TUMBAS (MONA JACINTA)

Después de deciros qué libro no debéis leer durante la cuarentena, paso a recomendar uno que sí.
Hacía tiempo que no leía nada de Bernardo Atxaga y se me había olvidado lo que me gusta este hombre. Tiene esa virtud de hacer apetecible cualquier texto, como le pasa a Eduardo Mendoza, aunque no te interese lo que está contando. No sé cómo explicarlo, como si sus libros tuvieran glutamato y te atraparan. He disfrutado mucho con la lectura, pero cuando lo estaba acabando pensé ¿de qué va este libro? Y creo que el autor ya suponía que eso nos pasaría a alguno, porque al final nos da unas pistas en el epílogo. Dice que el libro habla sobre la amistad,Buzzi, cuarteles, chacareras, Franco, geografías, hospitales, jabalíes y otras varias cosas que aparecen en ese curioso alfabeto que cierra el libro. Es un libro extraño, pero precioso. Difícil de resumir en una reseña, pero de verdad merece la pena. Aprovechad el confinamiento (por lo menos los que tengáis libro electrónico).

domingo, 15 de marzo de 2020

EL QUINTO MANDAMIENTO (MONA JACINTA)

Acabo de decidir que soy un ángel de bondad que ha mandado Dios para socorreros. No solo soy enfermera y os cuido si pilláis el coronavirus, sino que encima me leo pestiños horrorosos para evitar que lleguen a vuestras manos. En este caso, lo he oído, cuando aún se podía salir a la calle y paseaba por el río. He estado poco afortunada con los audiolibros últimamente. Empecé uno y lo dejé. No digo cuál, que es de una autor español (desconocido para mí) y cualquier día me lo encuentro en algún sitio. Este, como es de fuera, lo voy a criticar a gusto. Im-presionante. Hacía años que no me topaba con un bodrio semejante. Lo elegí, sabiendo que era un bestseller súper sin más, porque hablaba del manuscrito Voynich, un libro del siglo XV escrito en un código que no se ha podido descifrar, y que hace años interesó a Pseudomona.
Para que os hagáis una idea: el Código Da Vinci es El Quijote comparado con esto. Infame. De verdad. El autor se ha leído lo que pone la Wikipedia sobre el libro y los cátaros y lo ha contado de forma desordenada y aburrida. Eso sí, sale todo: el Vaticano, curas malignos que se azotan con peversión, periodistas que beben bourbon... Además, el trasfondo que sustenta los crímenes de los malos es completamente absurdo.
Por si eso fuera poco, se repite información, los diálogos entre dos personas llevan todo el rato acotaciones en plan "dijo el cardenal" "respondió el secretario". Claro, si son dos, en cuanto sabes cómo empieza podría ahorrase esa información redundante, pero Fratini no lo vio. Lo mejor de todo, los audios. No solo hacen voces cada vez que matan a alguien (que es en cada capítulo), oyes los ruidos que hace la víctima "grrrr" "ajjjj" "noooooo". Me he reído como una tonta.
Solo si se os acaba el papel higiénico.

miércoles, 11 de marzo de 2020

SAN PASCUAL BAILÓN (MONA JACINTA)

Siempre me había imaginado a este santo dando saltos por el convento de alegría de vivir o de arrebatos místicos. La verdad es que tiene un nombre que resulta de lo más atractivo. Por eso ha resultado muy decepcionante enterarme --tras largas investigaciones-- que se llamaba Pascual porque nació el día de Pascua y Bailón ¡porque era el apellido de su padre! Qué chasco, de verdad.
Por lo visto fue un niño tímido y bueno y desde muy joven comenzó a trabajar de pastor. Yo creo que es la derecha si quieres que un hijo sea santo: meterlo a pastor. Entre la cantidad de veces que se les aparece la Virgen (no me extraña, con lo aburridos que estarían los chiquillos, que vieran cualquier cosa). Además, si la alternativa a cuidar ovejas es irse a un convento, hasta yo me hubiera ido. Quieras que no, por sosas que fueran las otras monjas algo más de conversación que el rebaño ya darían. Bueno, que el hombre se hizo franciscano y lo que más me gusta es que sus misiones en el convento fueran ser refitolero y limosnero. ¡Qué maravilla! No sabía que existiera el cargo de refitolero en los conventos, parece que era el que se ocupaba del refectorio, pero yo me lo imagino chafardeando sin parar. Por lo visto también hizo algún milagro: multiplicar panes, sacar agua de una piedra, tener una visión de Jesucristo... Vamos, lo normal. Es el patrón de los congresos eucarísticos (vaya sosada)y de las cocinas y fogones, donde previene los accidentes (mucho más refitolero y bonito).

lunes, 9 de marzo de 2020

VILLANOIR 2020 (MONA JACINTA)

Sí, sí, ya sé que Urbano Colmenero y Charo González Herrera ya han hecho su crónica y mejor que yo, pero Villanoir es un evento por el que tengo pasión y no puedo resistirme a contaros la experiencia.
Los lobos acechaban
en Villanúa

Esta gente se supera cada año. Para la ocasión organizaron una nevada tan copiosa que por poco se les quedan la mitad de los invitados por el camino. Creo que Ricardo Bosque ha perdido cinco kilos del estrés. Mi equipo llegó bien (gracias a las cadenas) y pudimos disfrutar del concierto de Trimusici. El grupo nos deleitó con una selección de temas, siguiendo una trama negra, que incluía Amado mío, El tercer hombre, Cabaret y un montón de títulos más.
Trimusici
El sábado no hubo que madrugar. A las doce y media comenzó la mesa "La violencia en el cómic". Hablaban Sara Soler y Álvaro Ortiz y moderaban Javier Marquina y Cristina Hombrados, a los que ya conocemos de otros años. Esta vez ya no me sorprendió lo que disfruté con la mesa. Siempre es un gusto oír a gente que sabe de lo suyo y lo cuenta con pasión. Además, se generó un debate muy interesante entre los componentes de la mesa y el público acerca de los límites de la libertad de expresión que nos hizo reflexionar a todos.
La banda del cómic

Por la tarde había un programa apretado y jugoso. Comenzamos con un careo entre Inés Plana y María Frisa interrogadas por Rita Piedrafita. Se trataron varios aspectos relacionados con mujer y género negro de una forma profunda y amena. Las obras de las dos autoras ya están en mi lista de pendientes.
Inés, Rita y María

El tema de esa mesa enlazaba bien con el siguiente: "Violencia machista". Quizás la proximidad del 8 de marzo o la mano negra de Ana Etxabe... Moderaba con mano firme Susana Rodríguez Lezaun y participaban Carlos Quílez, Susana Martín Gijón y Graziella Moreno. Fue un verdadero gusto oír a gente tan sensata e inteligente hablando de este tema que, desgraciadamente, está de actualidad.
Violencia machista

Para terminar Ramón J Campo, Txemi Parra y Rosario Raro hablaron de "Canfranc realidad y ficción" moderados por Ricardo Bosque y José Antonio Lecuona. Antes de que empezaran, tuvimos un teatrillo, Huir por Canfranc, a cargo de El Club de las Charradas (yo no sé qué pasa en esa zona que das una patada a una piedra y salen tres artistas).

 Fue interesante en sus dos versiones: la histórica con todo lo que sabe Ramón J. Campo sobre el oro de Canfranc y la literaria con Volver a Canfranc de Rosario Raro, que cuenta una historia acerca de los judíos que consiguieron huir  y Funeraria en Brooklyn busca muerto, donde Txemi Parra consigue, una vez más, meter un nazi y hasta el famoso oro de Canfranc. 
Canfranc da para una mesa, varias novelas
 y una serie
Hubo un momento tenso en el debate posterior cuando una persona del público cuestionó alguna de las afirmaciones de Ramón J. Campo. Sin meterme en consideraciones sobre la veracidad u oportunidad de la intervención, creo que el periodista no supo salir con gracia de la situación. No hay que enfadarse, señor Campo, no queda bonito. Suerte que el humor de Txemi Parra salvó la situación (soy súperfan de este hombre y su concepto de "novela piscinera"). Pues nada, luego tomé una caña para saludar a los participantes y decidí que no me perdería Villanoir 2021.

Comments system

Disqus Shortname