lunes, 22 de junio de 2020

FELICIDADES, MONADA (MONA JACINTA Y PSEUOMONA)

Queridos amigos del niu:
Hoy Nuestra Mona-da cumple treinta años, lo cual resulta incomprensible si tenemos en cuenta lo jóvenes que somos Pseudomona y yo. Debimos de ser padres adolescentes, si no, no me lo explico.
A las 18.30 un hermoso bebé pelirrojo (para sorpresa de la familia) y cabezón vino al mundo con los ojos completamente abiertos. Dicen que eso es signo de poderes paranormales, pero yo creo que es muestra de la curiosidad que la ha caracterizado siempre. Desde el primer momento dio muestras de buen carácter porque ya el primer día de vida durmió la noche entera, cosa que hizo que la quisiéramos mucho más.

Tuvo una infancia tranquila, digamos que poco aventurera. Lo más exótico fue pasar un año en Chicago de donde volvió hablando inglés mucho mejor que sus padres. Desde el momento en que a los tres años dijo: “no me gusta el campo porque no hay tiendas” supimos que la niña no iba a ser montaraz y deportista. También dejó pronto claro su preferencia por el glamour con la frase “me gustan los bares, pero no las tabernas”. Le gustaba el colegio, cuidaba de su hermano y era lo que se dice una niña maravillosa. Probablemente, nos echará en cara esa faceta de su carácter, pero os aseguro que nosotros no hicimos nada más que mirarla crecer como si fuera un tulipán o un cebollino, sorprendidos de lo fácil que era educar niños. Ni siquiera la adolescencia fue una etapa difícil: salía muy poco, hacía pendientes, pintaba y bailaba.

También es verdad que cuando empezó a salir, no volvió a entrar. Pero eso ya fue en Barcelona a donde fue a estudiar arquitectura que es una cosa que nunca le ha gustado, será porque era tan fácil… En esos años comenzamos nuestro Niu de mones para conseguir acreditarnos en el Festival de Cine de San Sebastián. Como sabéis, aparte de eso, Mona-da no pega palo al agua en este blog. Ella dice que es la comunity manager, pero yo la veo como a Yolanda Ramos en Paquita Salas.

Después tuvimos un momento de crisis: se iba a Argentina. ¿Dios santo! Ese país lleno de hombres con una labia impresionante. Seguro que nos la secuestraban. Por suerte volvió y, como ya hablaba muy bien euskera y catalán, se fue a vivir a Madrid. Siempre práctica.
Y allí ha celebrado los treinta convertida en lo que prometía: una mujer guapa, inteligente, divertida, feminista (de la línea Mao-Tse-Tung), capaz de trabajar, hacer monólogos o cualquier otra cosa que se proponga en la vida. Un orgullo para este niu, a ver si lo visita un poco más.

De su álbum de fotos hemos rescatado las que ella nunca os enseñaría. Treinta años, treinta fotos.

Aunque no lo parezca, era pelirroja
Cuando mis padres hacían de figurantes
en una peli de Almodovar
Mi infancia son recuerdos de una casa
en Igeldo
Mejorando mi swing

Lailolailo


La manta huele a sueño

¡Cielos! ¡Los Reyes son los padres!
Dirán lo que quieran, pero yo
no me gustaba con gafas
Bodyguard of my brother

De tú a tú con mi padre

Sueño de una noche de verano

Carnaval

Con los Túpac Amaru

Asistiendo a una de las
fiestas que se organizaban
en mi casa
De paje en la cabalgata

London

Vuelvo a casa por Navidad

Bailar es vivir

El día de mi cumple

Madre no hay más que una

Ibizan nere familiarekin

Sweets for the sweet

At Fasrnsworth house

Thelma y Louise

Mi trabajo favorito

El puto PFC

Mi Buenos Aires querido

Me corto la coleta

SSIFFF
30 años

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, guapa. Ya hace treinta años de tantas cosas...

      Eliminar
  2. Felicitats per aquesta filla tan maca.
    Veig les fotos i et veig a tu de joveneta, perdó, de més joveneta que ara.
    Una abraçada!

    ResponderEliminar

Comments system

Disqus Shortname