Operación dulce


Llevaba tiempo sin leer nada de Ian McEwan, con lo que me gusta a mí este hombre, y eso que compré este libro hace mucho, pero últimamente he estado tan abducida por el género black is black, que había abandonado otros estilos. Me reafirmo en mi pasión por McEwan, me han gustado todas las novelas que he leído. Una cosa que me sorprende es lo diferentes que son entre si. Los temas, los personajes, las épocas. Y todo le sale bien. Lo que es tener talento. Esta historia transcurre en Londres en los años 60. Los personajes trabajan en el M15, pero no es una novela de espías o, por lo menos, no solo. El mundo de los servicios secretos parece tan gris y sórdido como lo pinta le Carre, pero esta es una novela más de personajes, de amores, de creación literaria. Me gustan los cuentos que cuentan cuentos, enroscados como un caracol. Pues eso, que McEwan es un valor seguro y aunque os va a parecer que las monas estamos muy generosas (será la primavera) también a él le damos

%d bloggers like this: