Morir tranquilo
(mona jacinta)


No sabía quién era Unai García cuando lo vi firmando su novela en los puestos de la plaza Gipuzkoa el Día del Libro. Me recordó a mí misma cuando publiqué Las pequeñas mentiras, ese mal rato que pasas pensando ¿y si nadie se acerca? ¿y si parece que trabajo en la librería? (en mi caso lo parecía y no paraban de pedirme el último de Dolores Redondo). El caso es que por solidaridad de escritora decidí comprar su libro y Unai me lo dedicó con ese cariño que solo ponemos los novatos. El libro fue una sorpresa agradable ( si no, callaría como una muerta, yo no critico a gente que no es famosa). Lo veo ideal para guion de una película, una trama sórdida detrás de una familia de clase media, aparentemente normal e ideal. Es el día del cumpleaños del hijo del protagonista: fiesta con payaso en el jardín, padres de clase media alta tomando copas mientras los niños juegan y cuando Elicegi entra en su cuarto a cambiarse hay un tipo apuntándole con una pistola. Con ritmo rápido que no decae en ningún momento, Unai nos va llevando de atrás adelante para ver que la oscuridad rodea a vidas aparentemente sencillas y convencionales. Buen inicio.